Las dimensiones del Estado Venezolano

Carlos Blanco en su libro «Un Programa para el Cambio. Economía para Ciudadanos» cita a Carlos Andrés Pérez en el discurso inaugural de su mandato el 12 de marzo de 1974: «Venezuela no podrá satisfacer las exigencias mínimas del desafío que tiene por delante sin una reforma del Estado y de la administración…

Puede decirse, sin exageración, que la estructura del Estado es unas veces incipiente y otras distorsionada o abiertamente anacrónica e inservible. Los niveles de eficiencia de la Administración Pública son francamente inaceptables. El Estado está a mucha distancia del ciudadano, el cual no puede acudir a los servicios públicos o a los funcionarios administrativos a obtener de ellos la respuesta o la satisfacción oportuna de sus demandas…

La Reforma Orgánica del Estado es parte de una política de modernización con efectos sobre todo el sistema político, económico y social». En 1984 Marcel Granier hacía una fuerte requisitoria frente al Estado al afirmar que: «Ya no hay prácticamente ningún área de producción o regulación y fomento de las actividades sectoriales sobre la cual no gravite la actividad gerencial del Estado….

La tendencia del Estado a intervenir en todos los campos de la actividad nacional deriva en desatención e ineficacia». Y más adelante: «Por ese camino se desemboca muy fácilmente en el descontrol social. Porque llegará un momento en que los individuos descubrirán que el Estado los ahoga con su protección, los abruma con su euforia y les impide crecer sanamente con su providencialismo. Y entonces perderán la fe en las instituciones y la confianza en la justicia. El Estado omnipotente se convierte, así, en el mayor fermento del caos social.

Fuente: www.economiaencifras.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: