Las Fuerzas Emergentes

Los días 15 y 16 de este mes el Presidente Lula recibirá en Brasil, al unísono, a los jefes de estado de China, Rusia y la India. No vienen, ninguno de ellos, en esta ocasión, a América del Sur, a venderle nada al país anfitrión, ni a solicitarle nada en nombre de la solidaridad internacional. Vienen a reunirse para conversar y pasar revista a sus intereses comunes y ver cómo pueden coordinar acciones en los organismos económicos internacionales para ir generando un nuevo orden económico internacional.

Esos cuatro países conforman lo que se ha denominado el Grupo BRIC, por las iniciales de Brasil, Rusia, India y China. Ellos constituyen la vanguardia, a su vez, de lo que se han llamado los “países emergentes”, lo cual es una forma elegante de denominar a los países que, siendo pobres hace unas pocas décadas atrás, se constituyen hoy en día como países que adquieren una presencia económica, comercial y financiera creciente en el contexto internacional, además de mantener su permanente importancia geográfica y demográfica.

Ya hoy en día esos cuatro países representan el 40 % de la población mundial, ocupan el 22 % del territorio del planeta, y producen e1 15 % del PIB que se genera en el mundo y un porcentaje superior al 30 % de las mercancías que se transan en el mercado internacional. Además -lo que es más importante- todo indica que esos porcentajes irán aumentando en forma sostenida a lo largo de las décadas venideras, hasta sobrepasar los niveles de producción de las economías desarrolladas.

Esos cuatro países no constituyen una asociación ni un grupo formal que tenga objetivos en el campo de la integración comercial. No tienen entre si un TLC ni nada que implique compromisos vinculantes. Durante muchos años se limitaron meramente a existir como una mención meramente académica o analítica, pero llegó el momento en que decidieron reunirse y conversar. La reunión que tendrá lugar en Brasil será la segunda que realizan. Es obvio que tienen intereses comunes en términos de la forma como les gustaría que funcionara el sistema económico mundial, y que tienen algún grado de poder o de peso en el campo internacional como para ir presionando en la dirección que les interesa. Se reúnen por lo tanto a coordinar políticas que puedan posteriormente ser planteadas en los foros, negociaciones y organismos económicos internacionales.

Hay una serie de aspectos y enseñanzas que son importantes de rescatar de la historia reciente de estos países y de la forma como se insertan a los circuitos comerciales y financieros internacionales.

En primer lugar, estos países son una demostración palpable e indiscutible de que el mundo está cambiando aceleradamente y que los países pobres no están condenados de por vida a mantenerse en esa situación. Los países poderosos de hace pocas décadas atrás son países que van perdiendo terreno en el campo comercial y financiero -en beneficio de los llamados países emergentes- no porque aquellos retrocedan, sino porque estos últimos avanzan mas rápido que ellos. Esos cambios en las correlaciones comerciales y financieras tienen, a mediano plazo, que tener su correlato en el cambio de las hegemonías militares y políticas.

Un segundo aspecto importante de destacar es, que esos países no se interesan mucho en hacer grandes declaraciones antiimperialistas ni en llevar adelante grandes desplantes ideológicos en contra de los poderosos de este mundo, sino que van en forma lenta pero segura fortaleciendo su propio peso económico, comercial y financiero, como una forma al parecer más eficaz de conseguir sus objetivos nacionales a largo plazo.

Si cada uno de esos países ha llegado a ser respetado, e incluso temido, en el campo internacional, eso no ha sido por que su vocinglería asuste a nadie, sino por que han venido construyendo un poder de negociar y/o de imponer condiciones nuevas en el orden económico mundial. Cada uno de esos cuatro países ha ido buscando y generando mecanismos para insertarse en forma exitosa en los circuitos comerciales del mundo contemporáneo, lo cual implica ser competitivos, en una serie importante de productos, en las economías más grandes, mas competitivas y mas exigentes del mundo. En otras palabras, han llegado a ser aceptados -no sin conflictos y tensiones- como jugadores importantes en las Grandes Ligas. No se han conformado con ser los líderes de las Ligas Menores, e incluso se podría decir que nunca han buscado ese liderato. Pero, para ser aceptados en la Ligas Mayores se necesita producción competitiva, lo cual a su vez significa tecnología de punta en sectores estratégicos de la economía. En eso están los países del Grupo BRIC. Ojala les vaya bien.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: