Los acuerdos comerciales con MERCOSUR y en particular con Argentina.

Venezuela, al igual que el resto de los países integrantes de la Comunidad Andina de Naciones, puso en vigencia recientemente el Acuerdo de Complementación Económica 59, ACE 59, firmado con los países integrantes del Mercosur. Mediante ese acuerdo comercial Venezuela le concede a Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay una serie de rebajas arancelarias, en una gran cantidad de los bienes intercambiables. La estructura del acuerdo es de tal naturaleza que las concesiones o rebajas que cada país concede son diferentes de acuerdo al país al cual le está haciendo dichas concesiones. Así, por ejemplo, las rebajas arancelarias que Venezuela le concede a Argentina no son las mismas que le concede a Brasil o a Paraguay, al mismo tiempo que las rebajas arancelarias que Venezuela recibe tampoco son iguales en cada uno de los países miembros del Mercosur.

El ACE 59 implica que en la inmensa mayoría de los productos intercambiables el arancel vigente en los intercambios bilaterales llegará a cero en una cierta cantidad de años. Para los productos de carácter agropecuario el plazo de la mayoría de los productos es de 14 o 15 años, es decir, se terminan de desgravar totalmente en el año 2017 o 2018, dado que el acuerdo se firmó en el 2004, aun cuando entró en vigencia recién en 2005. Entre el día de hoy, y el año de término del proceso de desgravación, el arancel se va reduciendo de acuerdo a un cronograma claramente especificado en el acuerdo mismo.

Argentina es, sin duda, un país de gran significación como productor y como exportador de bienes agropecuarios, y muchos de los bienes que vende internacionalmente se producen también en Venezuela. Pongamos nuestra atención en algunos de ellos. La carne de bovino, refrigerada o congelada, en canales y medias canales, paga hoy en día, como régimen general, un arancel de 20% lo cual le concede un cierto nivel de protección a la producción ganadera venezolana. La carne de bovino procedente de Argentina pagará cero arancel en el año 2018, y ya en el año 2005 pagará sólo un 17.2 % de arancel, el cual baja a 16 % en el 2006, y sigue con sucesivas rebajas en los años que faltan hasta el 2018. La situación del arroz es exactamente igual en lo que respecta al calendario de desgravación. En los aceites de girasol y de soya el arancel cero se alcanza al cabo de 15 años, es decir, en el año 2017, y la rebaja en el año 2005 es ya de 45 %, es decir, esos productos, procedentes de Argentina, pagarán sólo un 11 % en la frontera venezolana, porcentaje que baja a 10.2 % en el año 2006.

En síntesis, este breve relato nos lleva a la conclusión de que el agro venezolano tendrá, cada año en mayor medida, una seria amenaza procedente del agro argentino, frente a la cual, por el espíritu y la letra de los acuerdos, sólo se puede reaccionar por la vía de incrementar la productividad y/o especializarse en rubros en los cuales la competitividad con los actuales y los futuros socios comerciales sea elevada.

A %d blogueros les gusta esto: