Los nuevos narradores de Brasil serán conocidos por los venezolanos

Colección de narradores contemporáneos

“No hay manera de encontrar en estos relatos de crímenes ningún combate de inteligencias entre el investigador y el delincuente, ninguna asepsia de laboratorio forense y, mucho menos, un claro límite entre el bien y el mal”.

Melba Rodriguez – Las sólidas y ancestrales barreras que separaban a los escritores de Brasil y Venezuela comienzan a ser erosionadas por una iniciativa editorial muy singular que se ha propuesto el trabajo de publicar a los nuevos narradores de ambos países en ediciones bilingües.

El jueves 15 de Septiembre a las 7:00 p.m. se bautizó en Caracas el libro “Cuentos Inquietantes” con obras de los escritores brasileños Marcelo Carneiro Da Cunha y Marcal Aquino y de los venezolanos Alberto Barrera Tyszka y Humberto Mata, en lo que puede asegurarse como un significativo acontecimiento que acercó por primera vez a estas dos vigorosas narrativas en un esfuerzo editorial. Con este título bilingüe se inicia la Colección Brasil Venezuela de Narrativa del Instituto Cultural Brasil Venezuela.

La directora de la editorial del ICBV, Irlanda Rincón, ha dicho que, con esta iniciativa, se viene a saldar una vieja deuda que la actividad editorial tenía con las letras de ambos países. La organización que conduce, el Instituto Cultural Brasil Venezuela ha venido propiciando por años fructíferos encuentros entre escritores brasileños y venezolanos de diversas generaciones, pero hoy dan un paso de mayor envergadura al iniciar la Colección de Narradores de Brasil y Venezuela, en edición bilingüe y con la participación de la Embajada de la República Federativa de Brasil

Sostienen los editores que estos cuatro escritores, con los que se inicia la colección, comparten la misma mirada sobre el destino y sobre los cálculos clásicos de la narrativa policial. No hay manera de encontrar en estos relatos de crímenes ningún combate de inteligencias entre el pesquisador y el delincuente, –afirma la presentación– ninguna asepsia de laboratorio forense y, mucho menos, un claro límite entre el bien y el mal.

Humberto Mata en su “Boquerón” hace explícito el encontronazo entre el policía que se atiene a las fórmulas clásicas de la investigación analítica, plena de lógica, y su otro yo, el que se interna en el tremedal de su objeto de investigación hasta terminar permeado, confundido, indiferenciado y, finalmente, diluido en el marasmo de víctimas y victimarios.

Marcelo Carneiro da Cunha en “Diez años después, pequeña mejoría” narra, con sorna y en primera persona, como en la mejor tradición de la novela negra norteamericana, los avatares de un detective que alguna vez fue insobornable y que ahora, decepcionado por el tráfico de influencias y la realidad perturbada, es capaz de extorsionar a su propio cliente y conducirlo al ambiguo rol de cazador cazado.

La famosísima mano del cuento “Un asunto sentimental” de Alberto Barrera Tyzska mantiene en vilo la respiración del lector a lo largo de su periplo, desde el Bar Oasis hasta la cueva de una dudosa quiromántica, pasando por el mudo scanner de la policía científica. Al final los cuerpos tienen otra sabiduría, dice el escritor, otra lógica. Ellos ven la muerte con mayor nitidez. El pesquisador termina más interesado en lo que una mano le dice a la otra, o en sus recuerdos, que en la inaccesible muchacha que debe andar por allí, mutilada.

E igualmente inquietante es el relato “Echenique” de Marçal Aquino que somete al lector a la tensión que se instala entre un grupo de agentes que esperan rescatar a un secuestrado de la guerrilla colombiana en un caserío perdido en la selva. Los rudos personajes se pesquisan unos a otros, desconfían y permanecen. La llegada de los guerrilleros con el rehén desata las energías de lo inesperado, lo casual y lo trágico. Ese es el signo del relato violento, al que se asocia vida y crimen en cualquier país de América Latina.

Este primer compendio de cercanías entre la narrativa venezolana y brasileña se nos presenta como una invitación al disfrute y abre las compuertas a próximos títulos destinados a consolidar un encuentro de literaturas largamente postergado, afirman los editores.

Dirección-E: [email protected]

Instituto Cultural Brasil Venezuela, Av. San Felipe , entre 1ª. y 2ª. Transversal, Qta. Degania, La Castellana Alta, Tel. (0212) 3395295 / 2661476 / 2664302.

Direcciones-E: www.icbv.org.ve / [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: