Metas en la vida

Debemos ya conocernos, establecer todo aquello que queremos lograr y emprender las acciones que nos los permita. Debemos ya habernos identificado con el sentido de nuestra vida, del por qué estamos, cuál es la misión que nos corresponde cumplir, con nuestra línea de servicio.

Considerar que una de las más interesantes aventuras que se nos presentan en la vida es, como se dice, encontrarle sentido. Si, es correcto La vida tiene sentido, pero nos corresponde a cada uno, encontrarle el sentido individual que nos permitirá aprovechar al máximo nuestra travesía por este mundo.

Se trata de encontrar las respuestas particulares a las preguntas ¿De qué se trata la vida?, y ¿Qué vine a hacer aquí? Se trata de respuestas particulares, porque necesitamos respuestas que nos sirvan a nosotros.

Es decir, a cada ser humano le toca encontrar sus propias respuestas, a cada cual le toca descubrir su propia verdad. Lo que es útil para uno, puede no tener sentido para otro, y lo que es significativo para este último puede carecer de valor para el primero.

En un escrito sobre este tópico, nos recuerda Jorge Rivero, que en un estudio realizado en la prestigiosa Universidad de Harvard, entrevistó a todos los alumnos de dicha universidad.

Entre diversas preguntas que se les formuló, una trataba sobre las metas en su vida: ¿Qué querían conseguir en el futuro?. Sólo un 3% de los alumnos escribió lo que pensaba hacer con su vida. Veinte años después, se les entrevistó de nuevo a todos. Por sorprendente que parezca, aquel 3% de los alumnos que había establecido sus metas por escrito, valía económicamente más que el 97% restante. Y no sólo eso, sino que estaban más sanos, alegres y satisfechos, y tenían mejor disposición ante la vida, que el resto de los ex alumnos entrevistados.

Entonces, el primer paso es definir hacia dónde vas, lo que deseas, tus sueños y todo aquello que anhelas.

Por absurdo que parezca, muchas personas van por la vida con la cabeza gacha y, por si fuera poco, con los ojos cerrados, rumiando una vida que para ellos es sólo una agobiante rutina, con la única variante de las fiestas del fin de semana, y de esa forma terminan por apagar el entusiasmo, el fuego y la pasión con la que se debe vivir cualquier vida. Cuando les pregunto por ejemplo, ¿Por qué motivo trabajas? Me contestan: porque necesito dinero para pagar mis deudas, pagar la renta, el teléfono, la luz, el agua, comer, etc.
En este mundo que ofrece miles de oportunidades, es increíble que más del 95% de las personas se levantan cada mañana para ir a trabajar, para tener con qué comer y poder así seguir viviendo, para luego levantarse al día siguiente, ir de nuevo a su trabajo y continuar con ese círculo vicioso. Como hacerles entender que uno puede crear su propio paraíso aquí y ahora.

Definitivamente, nos corresponde a cada uno de nosotros definir nuestras metas, metas realizables, que generen armonía, satisfacción, logros; no dependencias, sufrimientos, ni causen adicciones, problemas. Debemos estar plenamente identificados con el hecho, que somos transitorios, que no sabemos el tiempo que realmente se nos ha concedido de permanecer en esta dimensión, de formas perecederas. Debemos saber usar ese potencial divino que se nos ha legado, ser auténticos, manejar adecuadamente nuestras emociones, sentimientos, no que estos lo hagan. Debemos saber a dónde queremos llegar, mientras se nos permite estar.

Nos agrega en su análisis Rivero, que cuando todo está en orden, cuando descubres tu misión en la vida, cuando tus sueños los tienes bien definidos, la energía fluye a raudales, y todas las piezas van encajando en el rompecabezas de tu vida.

Como Walt Disney solía decir: «Si tienes un sueño, y crees en él,…¡corres el riesgo de que se haga realidad!»

Todos tus sueños materiales, profesionales, familiares y espirituales, debes visualizarlos como si tuvieras todo el dinero del mundo para alcanzarlos, como si tuvieras todo el tiempo, como si tuvieras todo el apoyo, como si el talento necesario para lograr esos sueños ya estuviera contigo.
Esos sueños son la fuerza que motiva todas tus acciones; son la razón por la cual te levantas en la mañana y te vas a trabajar; son el combustible que mantiene ágil tu andar, te dan la energía y la disciplina, para desarrollar los nuevos hábitos que necesitas adquirir, para vivir la vida que Dios quiere que vivas. Un paraíso aquí y ahora.

Página Web: www.camova.com

A %d blogueros les gusta esto: