Noticias sobre Promoción de Exportaciones

El cable trajo recientemente información sobre la sustitución que muchos restaurantes importantes de Europa están haciendo de la carne argentina por carne procedente de Uruguay o de Chile. Como Argentina ha tenido dificultades  -más de tipo político o administrativo que de tipo realmente productivo- para llevar adelante las exportaciones cárnicas que le son habituales, muchas cadenas de restaurants -y también cadenas de supermercados- se han visto obligadas a buscar sustitutos a los bifes argentinos que caracterizaban su oferta gastronómica. Esta situación -que puede parecer muy obvia- pone de relieve un hecho fundamental en el comercio internacional contemporáneo: la oferta tiene que ser continua y regular, y no puede ser esporádica o espasmódica. Con respecto a  cualquier producto, existe hoy en día una pluralidad de países y de productores competitivos, que el que interrumpe una cadena de abastecimiento, es rápidamente sustituido por otros productores de la misma especie. Por ello, no se puede exportar el excedente que se genere en el proceso de producción o de comercialización interna, ni se pude exportar cada vez que a un funcionario se le da la gana de otorgar las autorizaciones correspondientes. El comercio internacional tiene sus reglas -algunas escritas y otras no- y el que las viola, queda inexorablemente fuera de los mercados.

Otra noticia: Brasil ha tomado la decisión de incrementar los subsidios que hoy en día otorga a la producción y exportación de azúcar y de etanol. En el seno de la Organización Mundial de Comercio, OMC, están prohibidos los subsidios a los bienes manufacturados; pero no así a los bienes agropecuarios. Como la caña de azúcar es claramente un bien agrícola, el subsidio radicado en esa fase del proceso productivo, no viola las normas internacionales del comercio, aun cuando ello beneficie, aguas abajo, a los productos que se generan con ese insumo. Esta medida pone de relieve dos cosas: por un lado, que la promoción de exportaciones, y la competitividad en los mercados internacionales, no es una cosa frente a la cual haya asumir una actitud de meros espectadores -como si ello fuera un dato de la naturaleza imposible de modificar-,  sino que es un campo de la política económica de cualquier país que exige políticas activas por parte de los gobiernos. En segundo lugar, esta reciente noticia pone en evidencia que las decisiones y compromisos tomados ante la comunidad internacional, por la vía de la OMC –si bien deben ser respetados-  dan márgenes de maniobra a los diferentes países, nunca son totalmente rígidos, y es posible jugar con las opciones que allí se abren, sin violar compromiso internacional alguno. En el campo de los subsidios agrícolas, Estados Unidos y Europa son campeones y los países en desarrollo no pueden ser en este campo más papistas que el papa.

En tercer lugar, fue noticia el hecho que el Ministro de Agricultura de Chile viajó a China -con una delegación de funcionarios y de empresarios- para negociar la apertura del mercado chino a dos productos agrícolas que a Chile le interesa exportar: las nueces sin cáscara y los aguacates. Este viaje pone de relieve que el comercio avanza hoy en día, no por la vía de grandes declaraciones y promesas de amor, sino por pasos y acciones muy concretas, estudiadas y realistas. Además, hay que tener en cuenta que entre China y Chile existe un Tratado de Libre Comercio, que reduce a  cero los aranceles en el comercio bilateral. Las negociaciones arancelarias, son indudablemente importantes para potenciar el comercio, en la medida que crean marcos propicios para ello; pero igualmente importantes  son hoy en día las medidas regulatorias, básicamente las de tipo técnico, sanitario y  fitosanitario, que tienen que negociarse producto a producto.      

En el inmenso escenario del comercio internacional, no es fácil insertarse exitosamente; pero ayuda en ese propósito, el aprender de los éxitos y de los fracasos ajenos.

Blog: sergio-arancibia.blogpsot.com

A %d blogueros les gusta esto: