Piezas del rompecabezas

Los EEUU no puede permitir por ningún motivo que se consolide en el continente una amenaza a su propia seguridad, a la seguridad global y la de la región, en términos de narcotráfico y apoyo al terrorismo, como el orquestado por la izquierda global, que tiene como punta de lanza a la dictadura venezolana y apoyada por los gobiernos de Irán y Cuba. Y no decimos Trump, decimos el gobierno norteamericano, sea cual sea el presidente.

El presidente Guaido declaro, muy formalmente, que el 6 de enero estaría en Miraflores. Después de algunas declaraciones desafortunadas en el pasado, hacer una declaración como esta para volver a quedar mal, lo convertirían en el hazme reír de sus adversarios políticos. Por lo que es de suponer que se siente muy seguro para atreverse hacer una afirmación de ese tipo.

El presidente Guaido, haciendo uso de su investidura, autoriza a la DEA para actuar en territorio nacional.

El periodista Jaime Beliz  sale declarando sobre una posible acción quirúrgica de los EEUU en Venezuela para actuar en Venezuela, lo que les permitiría entrar a el país y detener a los miembros de la dictadura solicitados por la justicia norteamericana por delitos de narcotráfico, lo que no podría ser considerado por nadie relevante, en los EEUU, como una intervención militar, porque solo se estaría ejecutando una decisión judicial en territorio venezolano, con la autorización del presidente, ejecutado por la DEA, apoyado por el ejército y la Guardia Costera de ese país. Este periodista tiene una reputación profesional que cuidar, es decir la fuente le debe merecer alguna credibilidad para que la haga pública.

De todas formas, es de suponer, que hasta último momento los EEUU buscaría una salida negociada, buscando una salida pacífica de la dictadura, haciendo de la amenaza del uso de la fuerza creíble y más que creíble eminente. Procurando evitar posibles bajas, pero de no lograrse, el uso de la fuerza es un hecho,

La pieza que no encajaba en el análisis que hicimos, mi  amigo Franklin González y yo, era la solicitud de un referéndum  hecha por el presidente Guaido y que presento a la consideración del resto de las fuerzas opositoras y que fue rechazado contundentemente  por la mayoría del país, pero encaja  con el natural deseo de Guaido y el G4 de capitalizar para ellos la salida de la dictadura y no aparezca ante la opinión pública nacional como un logro de la administración Trump, que podía representar una  salida honrosa para la dictadura y no terminar prisioneros en Norteamérica, pero debieron abandonar ese intento, por el rechazo generado y porque los tiempos apremian,

Las conclusiones son claras o se van en las próximas semanas o los van a venir a buscar, deberían irse. Guaido y el G4 deben estar en estos momentos tratando desesperadamente de lograr una  salida negociada de la dictadura, que les permita lograr algún protagonismo y dejar sus orgullo nacional lo mejor parado posible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: