Ciertamente estamos en una dictadura que controla todos los poderes, la legítima Asamblea Nacional elegida por más de ocho millones de votos en el 2015, ha sido bloqueada por una espuria ANC designada en una elección de cuadros tipo cubano, en la cual se vota, pero no se elige, tal como ha sucedido en las seis décadas de la dictadura comunista cubana de la dinastía de los Castro. Los poderes adláteres del poder ejecutivo; esto es, TSJ, Fiscalía, Defensoría, Contraloría, CNE, más la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente, vienen violando sistemáticamente la carta magna prolongando la agonía de la nación en estos 19 años de destrucción de la economía y la democracia. El llamado socialismo del siglo XXI ha fracasado rotundamente como todas las modalidades del socialismo real o comunismo que existió en 34 países del mundo subsistiendo  con mucha pobreza y represión en Cuba, Corea del Norte y Bielorrusia.

El régimen chavista etiquetado como socialismo del siglo XXI fue progresivamente asumiendo el control del Estado, concentrando hoy todos los poderes públicos y el único que no controla, como lo es la legítima AN, es bloqueado por una ilegítima ANC que viene violentando sistemáticamente la vigente constitución del 99. Estamos en presencia de una dictadura que nos empobrece cada vez, llevándonos a una hiperinflación no conocida en país petrolero alguno y menos en el período de mayor bonanza de los precios del petróleo.  El TSJ, Fiscalía, Contraloría, Defensoría, CNE, amparados por espuria ANC, vienen actuando en pos de prolongar el poder e esta dictadura inepta, corrupta y represiva que preside el Sr. Maduro. Muchas experiencias en el mundo en diferentes épocas, registran que si han caído dictaduras con votos cuando hay mayoritario rechazo y disposición de los pueblos para enfrentarlas. En el caso venezolano, tenemos a nuestro favor que más de un 80% rechaza a Maduro, abrumadora mayoría. Esta situación no se debe obviar como condición significativa  para derrotar a la dictadura madurista.

La MUD cometió el error de no postular candidato, quedando la candidatura de Henri Falcón  como la única opción con amplias probabilidades de ganar, día a día se suman militantes y simpatizantes de las bases de los partidos que hasta ahora han negado participar, creyendo que si lo hacen, beneficia a Maduro, es por el contrario lo benefician con la no participación. Henri Falcón viene sumando millones de voluntades a su favor, interpretando su mensaje claro de propuestas serias para enfrentar la más grave crisis económica, social y política de nuestra historia republicana. Viene conformando equipos técnicos coordinados por un destacado profesional  en la persona del economista Francisco Rodríguez, participando expertos en diferentes áreas de la ciencia y la tecnología. La problemática socio económica y política exige el concurso abierto de todos los venezolanos que en su mayoría aspira salir pronto de esta tiranía ineficiente, ineficaz y corrupta que ha dilapidado cerca de un billón de dólares de las reservas internacionales, a través de los fondos parafiscales FONDEN y BANDES, así como a través del control cambiario que lleva 15 años y de los recursos presupuestados para servicios públicos que no se ejecutaron, apareciendo en: Andorra, Banca Suiza y otros paraísos fiscales.

La propuesta económica de Henri Falcón plantea la eliminación de los controles de precios y de cambio, restablecer un clima de confianza, garantizando el respeto de la propiedad privada para incentivar la inversión nacional y extranjera. ¿Cómo vendrán los recursos para reactivar el aparato productivo?. Una vez restablecido el clima de confianza y seguridad jurídica para la inversión privada, La nación podrá lograr un refinanciamiento de la deuda pública externa, mejorando las condiciones para su cancelación, dando oportunidad para la recuperación progresiva de la economía. Así mismo con la recuperación de la democracia, se podrá solicitar a los países que han sancionado a funcionarios corruptos la devolución del dinero congelado y de los bienes mal habidos de la corrupción. Se trata de una cantidad apreciable para enfrentar la emergencia de escasez de alimentos y medicinas. Por otra parte, se abrirá el canal humanitario irresponsablemente negado por la dictadura. La ayuda humanitaria nos permitirá atender a los sectores más vulnerables de la población que requieren de temporales programas sociales hasta que la economía alcance la senda del crecimiento para generar empleos de calidad que recuperen el poder de compra de las familias.

Se establece también la dolarización de la economía que está planteada desde que el BCV perdió la autonomía, emitiendo dinero sin respaldo de la producción que ha generado la única hiperinflación que ha tenido este país. Por otra parte se plantea la recuperación de la industria petrolera con apertura al capital privado nacional y extranjero. PDVSA está prácticamente quebrada, hay que organizar otra empresa en alianzas estratégicas con transnacionales petroleras a objeto de recuperar producción y reinserción en el mercado internacional. Igualmente se plantea la recuperación de las empresas básicas de Guayana en alianzas estratégicas con el capital privado nacional y extranjero. También se plantea devolver al sector privado más de 3000 empresas confiscadas o expropiadas para reanimar su funcionamiento. Estas son entre otras, las medidas en materia económica, acompañadas de una disciplina fiscal y monetaria. Es como ha dicho el Dr. Francisco Rodríguez, un plan para rescatar la economía en una transición de cuatro años con rumbo a un crecimiento y un desarrollo sostenible de las fuerzas productivas.