POSICIÓN DE LA ACADEMÍA DE CIENCIAS ECONÓMICAS DEL ESTADO ZULIA ANTE LOS ANUNCIOS HECHOS POR EL EJECUTIVO NACIONAL EL DÍA 17.08.2018

La Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia (ACEEZ) en cumplimiento de las atribuciones que le confiere su ley de creación, en el artículo 2, acuerda tomar posición ante los últimos anuncios que en materia económica hizo el Ejecutivo Nacional el día 17 de agosto de 2018.

El Sr. Presidente Maduro se dirigió al país para exponer una serie de medidas económicas, las cuales en su conjunto no contribuyen a resolver la profunda crisis económica que está afectando significativamente a la población venezolana. Por el contrario agravan la situación, ya que los decretos de ajuste son difícilmente alcanzables y sostenibles en una economía improductiva, hiperinflacionaria, sin credibilidad, y sin confianza sobre las mismas. Las expectativas de los agentes económicos seguirán siendo pesimistas por cuanto su  percepción es que es un proyecto antes que constructivo, destructivo de la economía nacional; especialmente de la privada.

En primer lugar, las  medidas anunciadas están asociadas a la reconversión monetaria que incluye la eliminación de cinco ceros al bolívar fuerte y  establece  el petro como moneda de anclaje para la fijación de precios y salarios, y  tendrá un valor de 3.600 bolívares soberanos. En este sentido, la Academia considera que este anclaje es difícil  de mantener ya que el petro no es una moneda que facilitará el intercambio, dado que no cuenta con las funcione propias de cualquier moneda; no es unidad de cuenta,  ni depósito de valor, lo cual no viabiliza el intercambio financiero para transacciones corrientes; y lo más importante no goza de la confianza suficiente para su aceptación general que es a fin de cuenta lo que le da valor verdadero a una moneda

Se observa también, que el cono monetario es defectuoso, por cuanto es muy extendido en los múltiplos y corto en los submúltiplos; la eliminación de cinco ceros lejos de ayudar a agilizar las transacciones a nivel detal e incluso al mayoreo se presta a confusiones innecesarias; el diseño del cono monetario ayudará a que se profundice la denominada inflación por redondeo, perjudicando al ciudadano en sus transacciones e implicará aumento de precio.

En segundo lugar, se fija el salario mínimo en medio petro (BsS 1.800), vigente a partir del 1º de septiembre de 2018, y un bono de reconversión de BsS 600 por una única vez ya quienes sean portadores del llamado carnet de la patria. Es importante recordar que este es el quinto aumento salarial en lo que va de año y representa 34,6 veces de aumento respecto al anterior. Esta medida que se implementa en un ámbito de hiperinflacionario, donde el salario real se deteriora mas rápidamente que cualquier salario nominal decretado, y que no toma en cuenta que se perjudica directamente a los que perciben ingresos fijos por vía salarial; agravan a su vez los compromisos a los patronos quienes deben asumir los pagos de salarios nominales incrementados; Asi mismo se afecta altamente los fondos sobre prestaciones sociales que se elevan en la misma magnitud que el salario nominal.

El Ejecutivo nacional, con relación a este salario mínimo lo establece de forma más amenazante que conciliadora, ya que decide asumir el diferencial por este aumento  para los próximos noventa días, a la pequeña y mediana empresa. Salario mínimo que se decide de manera unilateral, sin consultar ni considerar a los agentes económicos involucrados.

Otro aspecto a  considerar dentro de esta medida es que al asumir la nómina diferencial se convierte en una vía expedita para asumir el control social y la posible estatización de las empresas.

Es importante señalar que  no queda claro cómo se financiará dicho diferencial, ya que la supuesta logística fiscal implica el aumento del impuesto del valor agregado en 4% a bienes y servicios, pechando así mismo las grandes transacciones financieras, y modificando la periodicidad de la liquidación de impuestos; esto en teoría amentaría los ingresos fiscales, pero dicha recaudación es limitada por las nuevas exenciones sobre la actividad petrolera y afines; lo que en lugar de generar flujo de caja lo restringe y lo aleja de la meta del déficit fiscal cero, mencionado por el mandatario nacional.

En tercer lugar, en lo que respecta a la  política cambiaria se anuncia un nuevo sistema, basado en un solo tipo de cambio fluctuante y anclado al petro, lo cual no implica  la eliminación del control de cambio. El mismo se ubica en precio barril de petróleo-petro lo que es igual a 3600BsS que es igual a 60 dólares. Así mismo aumenta la frecuencia de subastas a tres semanales de dólar complementario (DICOM); si se compara la última subasta de 248.382 bolívares fuertes por dólar, el aumento se corresponde con 2.145%, porcentaje, esto que implica una elevadísima devaluación encubierta  que perturba el desempeño del mercado de divisas y el de bienes y servicios y deja en evidencia el reconocimiento de la existencia del mercado paralelo de divisas por parte del gobierno nacional

Por último, ante la medida de censar los vehículos para recibir el beneficio del subsidio de la gasolina; a través del carnet de la patria; esta Academia considera que esta es discriminatoria y violatoria del trato igualitario para con el ciudadano venezolano. Por lo que se hace un llamado a respetar y resguardar todos los derechos ciudadanos contemplados en la CRBV.  Se  propone un necesario incremento del precio de la gasolina y demás combustibles y servicios públicos, pero de manera gradual y ordenada con las diferenciaciones a que diere lugar desde el punto de vista técnico y social

Para terminar, esta Academia asume que las medidas anunciadas no se constituyen en un plan para la reconstrucción económica-social, sino que sigue una trayectoria destructiva soportada sobre los hombros de las actividades agrícolas, industriales, y comerciales muy disminuidas y que se profundizarían ante este programa. No se concibe una recuperación económica sin financiamiento multilateral externo, sin refinanciamiento de la deuda pública total y sin un clima de confianza para atraer inversiones externas e internas que pudieran estimular la activación del aparato productivo. Este plan de reconstrucción nacional implica la participación en conjunto de todos los agentes económicos y políticos que hacen vida en la nación.

Maracaibo, 20 de agosto de 2018

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: