Préstenme el gobierno

Con ocasión de la frase del ministro de Alimentación Félix Osorio, de que le «prestaran la planta de la Polar para producir harina de maíz precocida» porque ellos sí sabrían cómo hacerlo, se me ha ocurrido exigir lo mismo, pero con las instancias totales del Gobierno de conducción de la política económica para así, metafóricamente, hacerlo en la forma correcta.

En ese sentido, si se me dejara por un momento hacer lo que hay que hacer enumeraría un conjunto de decisiones que, estoy seguro, aliviarían la tremenda incertidumbre que reina en los mercados y como consecuencia las pérdidas de bienestar que van a afectar a la población en general.

En este sentido, las medidas que recomiendo permitirían restablecer la calma y restituirle equilibrio a los mercados.

Comencemos por el principio: el mercado cambiario, los ingresos petroleros y las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela. Restablecer el nivel de las reservas internacionales, eliminando radicalmente la política de transferencias al Fonden.

•Restituirle al Banco Central una proporción de reservas equivalente a 6 meses de importaciones, mediante el uso del saldo disponible en divisas que posea el Fonden o mediante la liquidación en el más corto plazo de los títulos valores en cartera que poseen entes públicos distintos al BCV.

Rescatar en el menor tiempo posible las inversiones en cartera realizadas por la República en títulos de otros países y liquidarlos a su precio mercado para integrarlos a las reservas del BCV y así conducirlos a un restablecimiento de las ofertas del Sitme y de Cadivi en el corto plazo.

Pdvsa: lograr un acuerdo de muy corto plazo para recuperar las cuentas a cobrar que mantiene en su balance financiero y que resultan de los acuerdos de Petrocaribe.

Inclusive, tal acuerdo podría realizarse mediante la firma de documentos o pagarés a ser canjeados en el mercado, renegociar con los países del acuerdo nuevos términos para la cancelación de la factura petrolera, dado que Venezuela no está en condiciones, por el momento, de mantener las ventajas concesionales a esos mercados.

Medidas financieras
El Banco Central de Venezuela presentará a la Asamblea Nacional: •La reforma de su Ley de creación de manera de garantizar el cumplimiento de sus objetivos fundamentales, eliminando las facultades que se le han otorgado para financiar proyectos de desarrollo nacional y financiar las operaciones de las empresas estatales.

•Un acuerdo de convenio de pago para cancelar en el mediano plazo la deuda que posee Pdvsa con el instituto emisor.
•Una reforma de las condiciones en que se postulan y eligen los Directores del BCV, de manera de garantizar que funcionarios del Ejecutivo Nacional no formen parte de su Directorio.

La reforma de la Ley de Ilícitos Cambiarios de manera de restituir las capacidades del mercado de valores para negociar títulos valores en moneda extranjera y permitir esas operaciones en el orden de reducir la presión que existe sobre el mercado no controlado.

En conjunto con el Ministerio de Economía y Finanzas presentará una reforma al formato operativo de Cadivi, orientado a presentar un Programa de Pagos a mediano plazo de las deudas acumuladas a la fecha, por todo concepto y así despejar las incógnitas que se ciernen sobre ellas y reducir al máximo la incertidumbre que existe en el mercado.

Ese Programa debería culminar con un compromiso firme para restablecer la libre convertibilidad en el mercado cambiario.

Estas serían las medidas que pondría en práctica si, como indiqué, me «prestan el Gobierno». A los fines de que la economía global se normalice en el más corto plazo añadiría: Presentación de un auténtico, sincero y comprensivo Programa de Reforma Fiscal que elimine la presente opacidad fiscal, concentre los diversos Fondos existentes en uno solo y, sobretodo, comprometa a los poderes Ejecutivo y Legislativo en un esquema de reducción del déficit fiscal y de un techo para el saldo total de la deuda pública consolidada.

Reducir progresivamente, y en un plazo no mayor de dos años, las medidas de regulación, control y congelación de precios, restituyéndole al mercado sus capacidades competitivas y de reducir la inflación.

Finalmente, quiero que mis lectores sepan que estoy absolutamente consciente de que la primera medida que tomaría, si me «prestan el Gobierno» es poner en el anaquel de los recuerdos el Plan Socialista 2007-2012 y engavetar el presentado para el período 2013-2019, esto es renunciar al anacrónico proyecto socialista-marxista, cuyo objetivo, no me cabe duda, es querer imponer el comunismo en Venezuela, así que no creo que «me presten el Gobierno».

Fuente: http://www.gerente.com/detnoticia.php?CodNotic=4872&Fuente=Tal%20Cual

A %d blogueros les gusta esto: