Proponen proteger salario con plan antiinflacionario

Elevar la producción es clave para defender el ingreso de los trabajadores

YANETH FERNÁNDEZ |  EL UNIVERSAL – En 15 años, el salario mínimo se ha incrementado 28 veces. Lo que es motivo de orgullo para el Ejecutivo, es de preocupación para trabajadores y empresarios, quienes coinciden en que no hay salarios ni contratos colectivos que resistan la escalada inflacionaria.

Si bien los aumentos salariales brindan una "sensación de bienestar", no es menos cierto que su efecto es cada vez más efímero debido a la inflación, aseguró Henkel García, director de Econométrica.

Para que el poder adquisitivo del salario mínimo no se diluya, García sostuvo que es vital la adopción de una política seria en materia antiinflacionaria, que incluya orden fiscal y disciplina monetaria. De lo contrario, "ha pasado 28 veces que la inflación licúa el salario".

Eduardo Garmendia, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), advirtió que si en el mediano plazo no se incrementa la productividad, el alza de 15% del salario mínimo a partir de diciembre alimentará aún más la inflación. "Lo ideal es abatir la inflación y no tener que incrementar los salarios con esta frecuencia".

Al respecto Jorge Roig, presidente de Fedecámaras, insistió en que lo importante es frenar la inflación. "Esa carrera ante el alza de salarios y la inflación jamás la han ganado los salarios".

Poder de compra a la baja

De acuerdo al Presidente Nicolás Maduro, el incremento acumulado del salario mínimo este año, incluyendo el bono de alimentación, es de 68,2%. Y tan solo al mes de agosto el Banco Central de Venezuela reportaba que la inflación anualizada se ubicaba en 63,4%, influenciada principalmente por un alza de los precios de los alimentos (91% en 12 meses).

La propia Central Bolivariana de Trabajadores, que ha sido consultada para los incrementos salariales, considera insuficiente el aumento de 68,2%. Su presidente, Wills Rangel, señaló que por eso se mantienen los subsidios de alimentación, vivienda, salud, entre otros.

Froilán Barrios, portavoz del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess), apuntó que "en 1998 un trabajador con un salario mínimo de Bs110 adquiría 80% de la canasta alimentaria y hoy con el salario aumentado a Bs 4.889 requiere para ello de tres salarios mínimos".

De acuerdo a la firma Econométrica, el poder de compra del salario mínimo tendrá una caída de 2,7% este año. Si se incluye el beneficio de alimentación, el panorama no es mejor. "Los precios van reaccionando más rápido que los aumentos de salario", afirmó Henkel García.

Explicó que si se mantiene la base de cálculo del bono alimenticio en 0,25 Unidades Tributarias, la caída del salario mínimo integral sería de 7,1%; si se establece en 0,50 Unidades Tributarias, la remuneración básica integral retrocedería 10,4%; y si se fija en 0,75 Unidades Tributarias, "no caería (el salario mínimo integral) pero tampoco se recuperaría".

Detalló que este fenómeno tiene que ver con el hecho de que la fijación de la Unidad Tributaria ha estado por debajo de la inflación. Precisó que solo el bono de alimentación registra una caída equivalente a 60% entre septiembre de 2008 e igual mes de este año.

Modelo económico

Estimular las inversiones, elevar la producción y una mayor disciplina en el gasto, son clave para darle poder de compra al salario, indicó García.

Más allá del salario, el presidente de la Central Bolivariana señaló que lo importante es entender que "esto no va a seguir siendo la tradicionalidad de firmar convenciones colectivas solamente y reivindicativismo solamente. Aquí vamos a asumir el poder de la producción, la defensa de la producción y de la justa distribución de la riqueza".

El dirigente sindical refirió que elevar la producción es fundamental para recuperar el poder adquisitivo.

Dirección-E: [email protected]

Fuente: http://www.eluniversal.com/economia/141105/proponen-proteger-salario-con-plan-antiinflacionario

A %d blogueros les gusta esto: