Querer cambiar la Libertad por la Sumisión castro comunista

Desde que me conozco como Oficial de la Armada con una clara formación Democrática, las aberraciones de los extremistas del poder, siempre me han causado desagrado, no con ellos, que en fin de cuenta son minoría en una sociedad por sus desviaciones psicosociales y, que por tanto no las deberían conducir, sino con las sociedades mismas permisivas e indiferentes que aceptan tal cúmulo de abusos, entre ellos la pérdida de libertad, ante la imposición totalitaria de las maneras de ver el mundo única e irrefutable, de quienes ostentan el poder.

El castro comunismo es, una doctrina derivada del comunismo y que usa medios terroristas para someter la sociedad a las políticas económicas y sociales únicamente dirigidos por un Estado donde gobierne un Comandante Castrista, sustentado por las premisas Marxistas de control de las FFAA, de los cargos en manos de marxistas y de la destrucción Institucional del estado para imponer elementos hegemónicos de los medios de comunicación y del poder en general, fue derrotado en Venezuela en los años sesenta con las armas de la Republica, pero implantada en 1998 por la debilidad política del Estado, sigue dando pasos avanzados y no descansa. Luego de cercar el gobierno colombiano con los procesos económicos y sociales del Mercosur y las presiones al Pacto Andino, Ecuador y Venezuela apoyan abiertamente las guerrillas castro comunistas en su intento de tomar el poder en Colombia, mientras ambas fronteras en forma abierta, sirven de refugio a cuanto bandolero ha creado la guerrilla y sus aprovechadores del delito fronterizo. Los movimientos estratégicos y las presiones mediante acciones de apoyo financiero soterrado, armas y presiones políticas a las opciones de poder en Colombia, siguen los mismos pasos a las acciones que crearon liderazgos como el de Correa en Ecuador, Humala en Perú, Evo en Bolivia, Cristina Kirchner en Argentina, Obrador en Méjico y Ortega en Nicaragua, con los cuales forjan este eje geopolítico de penetración que esta diezmando las democracias en Latinoamérica.

Con la destrucción del campamento del Segundo en Comando de las FARC, Raúl Reyes, la reacción del Presidente venezolano, de condenar la actuación del Ejército colombiano, llamar asesino al Presidente colombiano y guardar el minuto de silencio en un acto gubernamental, nos indicaba lo cercano a la confrontación. Efectivamente pocas horas después, ordena inusitada movilización típica de los más atrasados países bananeros y populistas: Por televisión, haciendo bulla con lo que no tiene y negándole a las FF.AA. una vez más su carácter profesional, ordena enviar 10 batallones a la frontera…..tal y como: ¡Mándame un saco de papas!…..¡Bochorno mayor para un Alto Mando que se aprecie y respete!…….Si la Planificación Estratégica sirve para algo, ¿cómo es posible que un Presidente ordene una movilización por televisión abierta, desarrollando planes que deben ser del conocimiento exclusivo de los Elementos de Combate del Plan de Empleo y sus implicaciones sólo con los Ministros del CONADE para adecuar las necesidades del apoyo a las acciones de Seguridad?. Una vez más se demuestra el poco conocimiento de este Gobierno de los marcos de referencia de actuación en la Seguridad de un país y la más pérfida demostración de cómo esta trastocado nuestro Estado, conducido en forma totalmente inadecuada. Una vez más, una demostración fehaciente que los Intereses nacionales están riesgo, porque están en manos de extremistas del poder, que sólo obtuvieron el poder para mandar, pero no para liderizar un país. Un campanazo más, para nosotros los venezolanos sobre la máxima del clamor popular en estos momentos: ¿HASTA CUÁNDO?

Hasta cuándo la burda realidad, de la pérdida de oportunidades para el desarrollo, al ver inermes como sociedad, dilapidar en nueve años más de 740,000 Millones de US$, de los cuales los venezolanos no hemos conocido paradero alguno de más de 400.000 Millones de US$, excepto cuando se detectan maletines llenos de US$; cuando se anuncian cientos de apoyos otorgados directamente por el Presidente a otros países que le interesan para sus planes de expansión comunista y cuando afloran las miles de corruptelas internas, que desbordan las impresiones de nuestro pueblo decente, cuyo único error fue creer que con militares en el poder, las seguridad se arreglaría…….Por el contrario, esos militares que se imaginaban decentes, sosegados, marciales en su porte e intachables en su conducta, no están dirigiendo este Gobierno; los dirigen extremistas del poder que siempre habíamos evitado en las FF.AA., porque estábamos conscientes, que las armas de una república eran para apoyar el brazo estratégico de la Seguridad de un Estado Moderno Democrático y no para apoyar la entronización de la doctrina del Gobierno de turno. Creo firmemente que los dos elementos estratégicos de cualquier Estado, como son la Seguridad y el Desarrollo, van de la mano para alcanzar el progreso de los pueblos y este gobierno, lleno de los peores sentimientos humanos, manejan estos factores para el renacer del comunismo en el mundo y crear monstruos que nada tienen que ver con el BIENESTAR GENERAL de los Venezolanos.

Este Gobierno castro comunista ya ha adelantado el reconocimiento de las guerrillas colombianas, apoyando abiertamente lideres políticos de la izquierda radical con miras a las próximas elecciones y ampliando su eje geopolítico de acción sobre Colombia y ahora con el abrazo en el Grupo de Río, tiene la oportunidad para reagruparse y continuar con su misión de CAMBIAR LA LIBERTAD POR LA SUMISIÓN CASTRO COMUNISTA.

¿Seguiremos los venezolanos permitiendo que siga avanzado el comunismo o le daremos una verdadera lección de democracia, exigiendo, con la gente en al calle, nuestros derechos a la paz y el progreso?. Recordemos que todavía en el Ejército, un grupo de extremistas gritan: PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE a pesar que el 02-DIC-07 la mayoría del pueblo en un REFERENDO CONSULTIVO dijimos: ¡NO QUEREMOS SER SOCIALISTAS! El 02-DIC-07 el pueblo dijo: basta a la hegemonía de los poderes del Estado, la Centralización, el adoctrinamiento de nuestros hijos con unos Diseños Curriculares propios de países de tercera como es Cuba, que es la negación del progreso. La respuesta está en las manos de los dirigentes políticos, sociales, económicos y militares que hasta ahora continúan demostrando permisividad y tolerancia ante los dislates de unos extremistas de poder.

(*)Vicealmirante, Doctor en Administración.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: