¡Sálvese quien pueda! Nadie respeta las normas

Cortesía diario El Carabobeño –Aquí no hay plan de seguridad que arregle tanto desorden porque nadie quiere respetar las normas del tránsito.

Los conductores de camionetas y autobuses, llevan sus unidades destartaladas, mugrientas, con aparatos de sonido a todo volumen y se estacionan donde quieren y, si alguien les llama la atención, lo mandan a bajarse. Las autoridades se hacen las desentendidas para no aplicar sanciones a tantas infracciones a las leyes, por lo cual se sobrepasa el número de pasajeros, que deben ir guindando en las partes exteriores, exponiéndose a graves accidentes.

La gráfica fue captada en horas del mediodía, en la avenida Henry Ford de la Zona Industrial, pero la escena es frecuente también en horas de la mañana y la tarde, en otras partes de la ciudad, cuando los trabajadores se dirigen a cumplir con sus labores.

A %d blogueros les gusta esto: