Sobre el desarrollo endógeno

El Dr.Osvaldo Sunkel, de dilatada trayectoria académica y profesional en América Latina, fue uno de los primeros intelectuales latinoamericanos que utilizó en sus escritos, a principios de la década de los 90, el concepto de desarrollo endógeno, sinónimo para él del término “desarrollo desde dentro”.

Para el Dr. Sunkel – señalado recientemente por el Presidente Chávez como uno de sus autores de cabecera – el desarrollo endógeno es un proceso diferente y alternativo a los procesos de desarrollo hacia fuera y de desarrollo hacia dentro, que se presentaron en América Latina en el transcurso del siglo pasado. Mientras en el desarrollo hacia afuera la producción interna se adaptaba pasivamente a la demanda externa, en el periodo de desarrollo hacia dentro la producción interna, incluida la naciente producción manufacturera se adaptaba o se asimilaba pasivamente a la estructura de la demanda interna.

En el desarrollo endógeno, la producción interna sólo alcanza la meta de exhibir un nivel suficientemente elevado de asimilación tecnológica y de incremento sustantivo de productividad en la medida en que logra ser competitiva con los productos similares existentes a nivel internacional. Esa decir, la competitividad, que en última instancia es un proceso de convalidación en los mercados, es un indicador clave en el éxito del proceso. Todo esto hace que este proceso tenga características radicalmente diferentes al desarrollo hacia dentro, donde la eliminación de la competencia externa y la protección de los mercados internos eran unas de sus facetas mas resaltantes.

Sin embargo, el desarrollo endógeno se diferencia también radicalmente del proceso de desarrollo hacia fuera, en la medida en que no son las señales del mercado, unidas a la dotación de recursos naturales con que cuente el país, las que imponen una determinada estructura de producción interna. Muy por el contrario, la movilización, la creación y la focalización de factores económicos, sociales e institucionales, y muy en particular tecnológicos, tras determinados objetivos productivos, todo ello con la existencia activa de una política industrial por parte del Estado, pueden crear una estrecha interrelación entre diferentes empresas, proveedores, centros de investigación científica y tecnológica, ministerios, universidades, etc., de modo de generar “sistemas articulados capaces de alcanzar niveles de excelencia internacional en todos los eslabones que conforman la cadena de especialización productiva”. Esta interrelación entre múltiples actores es lo que el Dr. Sunkel denomina “núcleos de desarrollo endógeno”.

Estas ideas, desarrolladas por el Dr. Sunkel y por otros de sus colaboradores en el TEXTo “El Desarrollo desde Dentro. Un Enfoque Neoestructuralista para la América Latina”, publicado por el FCE en 1991, nos lucen altamente similares a otros desarrollos intelectuales coetáneos o posteriores, en los cuales se pone el acento, para efectos del desarrollo nacional, en la creación de ventajas competitivas, y no descansar por lo tanto meramente en la existencia de ventajas comparativas, así como también en los muchos escritos que ponen el acento en los cluster, las redes interactivas, la asociatividad, la confianza mutua y, en general, en el capital social, como factor esencial para avanzar en la difícil senda de la competitividad y del éxito como país.

A %d blogueros les gusta esto: