06 octubre 2016

 La marca de automóviles Toyota piensa en todo, y como quiere que ninguno de sus consumidores, ni aquellos que conducen otros coches, se sientan solos al volante, han sacado Kirobo Mini.

Kirobo Mini no es otra cosa que un pequeño y entrañable robot que es capaz de leer las emociones faciales y de hablar. Para todos aquellos que tengan en mente un viaje por carretera o para los que necesiten un oído confidente, este simpático bot puede ser una solución a la soledad al volante. 

El objetivo principal por el que se diseñó este robot es para reconocer, como ya hemos dicho, las emociones faciales y para conversar acerca de cómo se siente el individuo en cuestión.

Aparte de hablar, es capaz de mover la cabeza y los brazos. Su precio será en torno a los 400 euros y se lanzará en primera instancia en Japón y más adelante en los concesionarios de más países.

Vendrá con un soporte que podrá ser utilizado como asiento de seguridad para el pequeño, que podrá fijarse en el soporte para vasos del vehículo.

El profesor de la Universidad de Osaka, Hiroshi Ishiguru, atendió a una ponencia en el SXSW Interactive el pasado marzo, donde explicó cómo los asistente biónicos o bots se irán abriendo un hueco poco a poco en una realidad en todos los puntos de venta de Japón – y por extensión en un tiempo llegará hasta aquí -.