Una Copa con Dinero

El inicio de la Copa América, a partir del 26 de junio de este año, traerá a todos los venezolanos, un mes cargado de emociones y expectativas por ver a los mejores equipos del continente americano y a las mejores figuras del balón pie mundial, desfilar por cada una de las nueve sedes escogidas para el desarrollo de este evento. Claro está, que para un fanático, esto es lo que más importa, sin embargo, hay un sin número de aspectos importantes a resaltar, dentro de las cuales, el factor económico es uno de los más significativos.

Cuando nuestro país, fue escogido por primera vez en su historia futbolística, como sede para realizar el torneo de fútbol más antiguo del mundo, el Comité Organizador se planteó, desde un primer momento, la necesidad de botar la casa por la ventana, proponiendo a nivel estructural, que el torneo se llevará acabo en nueve estadios diferentes, algo inédito en la Copa América.

Sin duda alguna este tipo de propuesta, derivó en la necesidad de construir nuevos campos de fútbol y mejorar los ya existentes, con la finalidad de cumplir con las condiciones y exigencias que dispone la FIFA y la CONMEBOL, para realizar este tipo de torneo. Es aquí por supuesto, donde entran en escena las dos palabras mágicas, inversión monetaria. Para este fin, el Estado Venezolano ha invertido aproximadamente 40 milllones de dólares, los cuales han servido, para financiar la construcción de dos estadios de fútbol con capacidad para 30 mil personas en la ciudad llanera de Barinas y en la región andina de Mérida. Bueno esa cantidad es sólo el principio, ya que se aprobó hace días atrás, un crédito adicional por el orden de los 375 millardos de bolívares, para la culminación de obras, lo que nos da una idea a mi modo de ver, lo retrasadas que están algunas construcciones.

Por supuesto que toda inversión va de la mano con una ganancia, porque no debemos olvidar, que la realización de torneos como la Copa América, genera de manera inmensurable ganancias económicas en diferentes campos, por ejemplo, en el sector hotelero, construcción, textil, editorial, entre otros, que se ven beneficiados por el bálsamo económico deportivo.

Además de la inversión del Estado, el sector privado ha aportado su parte, tal es el caso del sector hotelero, que ha ampliado la capacidad de los hoteles en sedes oficiales, pues se espera la visita de una gran cantidad turistas provenientes de países de la región. Es indiscutible, que esta importante inversión de dinero, contribuye también con el sector laboral, ya que los empleos directos e indirectos, derivados de la organización de la copa, han tenido un incremento significativo en los últimos meses.

A pocos días de dar el puntapié inicial y en la espera que nuestra vino tinto haga un buen papel en el torneo, es pertinente también, y lo hago a título personal, que todas estas inversiones en estadios e infraestructuras que han emprendido tanto el sector privado como el Estado, no se hagan sólo por la Copa América, que piensen más allá de un torneo, pues queda un país hábido, no nada más de campos de fútbol, si no de espacios que ayuden a fomentar el deporte en todas las comunidades y estados del país.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: