4 tipos de clientes y qué debes hacer para venderles

Una vez que sabes cómo atraer clientes de calidad a tu negocio, te habrás dado cuenta de que existen diversos tipos de personas y que no a todas puedes venderle de la misma forma.

Ser vendedor no es una tarea fácil y por lo tanto debes aprender a lidiar con los diferentes tipos de personalidades que pueden presentarse. Ninguna venta es igual y esto se debe al factor humano.

En este artículo te mostramos qué tipos de clientes existen para que logres persuadirlos y concretes la venta. ¡Sigue leyendo!

1. Detallistas y/o perfeccionistas

Este tipo de cliente suele ser muy analítico; busca la mayor cantidad de información posible sobre el producto y/o servicio ofrecido.

No estará dispuesto a comprar hasta tener todos los datos y hasta que haya comparado y analizado con todas las posibles opciones.

Éste revisará una y otra vez para ver si el producto es realmente lo que estaba buscando.

A su vez, buscará ahorrar dinero; el mejor precio por lo que está obteniendo.

Para tratar con clientes así debes darle la mayor cantidad de espacio posible. No lo atosigues, solo conseguirás espantarlo.

Compórtate de la manera más profesional, evita ser suelto e informal. Céntrate en el negocio más que en intentar persuadirlo y mantener una buena relación con él/ella.

Procura que todos los detalles, cuentas e información se encuentren en perfectamente explícitas.

2. Rápidos y arriesgados

Este tipo de cliente se enfoca más en los resultados y al igual que en el punto anterior, son intolerantes a los errores. Debes buscar la perfección en poco tiempo.

Suelen ser muy exigentes, ya que sus resultados deben ser los mejores. Además no les gusta que se aprovechen de ellos y menos, de su tiempo.

Al ser personas que llevan un estilo de vida un tanto ajetreado, es posible que mientras mantengan una conversación, el cliente haga otras cosas.

No debes mortificarte por eso, ni mucho menos molestarte. Solo debes estar preparado para que su trato no sea muy amigable. Mantente firme y dispuesto a defender lo que ofreces.

Cuando te enfrentes con un cliente así, es importante que vayas directo al grano y no le des vueltas al asunto. Mientras más directo mejor.

Muchas veces los vendedores cometen el error de pensar que por ser más amigables, lograrán concretar la venta. Puede que suceda con algunos, pero con los clientes rápidos y arriesgados, no será así.

Si le ofreces un producto y/o servicio que le permita ahorrar tiempo, y si es posible hacer dinero con el mismo, tendrás más posibilidades de venderle.

3. Emotivos

A diferencia de los clientes anteriores, los emotivos suelen ser amistosos, agradables y graciosos.

En este caso, debes aprovechar que rara vez criticará o mostrará desprecio por tu producto, por miedo a que tú como vendedor te disgustes.

Probablemente, entre las cualidades de este tipo de cliente se encuentren la desorganización y el no ser muy constantes. Por lo tanto, si le ofreces comodidad y conveniencia serán tuyos.

Con los emotivos podrías darte el lujo de ser más flexible, de ser más amistoso, contarle chistes y si lo ves en la calle, saludarlo y presentarlo a tus amigos.

Para lograr concretar la venta es necesario que seas amistoso, tocar su brazo ó incluso una palmada en la espalda. La confianza entre el vendedor y el cliente es un factor clave, hazle sentir que no todo son los negocios.

Sin embargo, debes mantener un equilibrio y mantenerte enfocado en el negocio, sin dejar de ser amigable. Muchas veces, entre tanta risa será difícil que concentres en el verdadero propósito: vender.

No dejes que esto te ocurra.

4. Armoniosos

Para lograr vender lo que ofreces, debes de tomar en cuenta que los armoniosos suelen tardarse para decidir. Debes tener mucha paciencia.

Con este tipo de cliente puedes sentarte a conversar con calma y así crear mayor confianza; son excelentes para escuchar y buenos consejeros por naturaleza.

Existe la posibilidad, de que no sea el encargado de concretar la venta, pero al ser influyente en la misma, debes tomar en cuenta a la persona y a las actividades que la misma realiza.

Deberás invertir tiempo en la relación, si siente que únicamente hay tiempo para los negocios, no querrá comprarte.

Para ser un vendedor exitoso es necesario que puedas adaptarte a los diferentes tipos de clientes.

Deberás prepararte para manejarlos a todos y cada uno de ellos. No debes dejar vencerte cuando una venta se torna difícil.

Mientras más conozcas y detalles las características que los conforman, mayores serán tus posibilidades de crear clientes leales y fieles y  tus ventas se verán proyectadas a lo más alto. ¡Ánimo!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: