Accidentes con víctimas

En 2009, se registraron en España 88.352 accidentes de circulación con víctimas, en los que fallecieron 2.714 personas y 124.966 resultaron heridas. En el 38% de estos siniestros, la distracción estuvo presente como factor concurrente.

En campaña iniciada por la Dirección General de Tráfico, se hará especial hincapié en la manipulación del navegador y en el uso del teléfono móvil mientras se conduce. Según la DGT, acciones como marcar un número de teléfono, responder a una llamada telefónica, manipular el navegador, encender un cigarrillo o ajustar la radio o el reproductor de CD «pueden convertirse en letales, cuando se realizan durante la conducción».

Un vehículo que circula a 120 Km/h recorre en 3 segundos 100 metros, lo equivalente a la longitud de un campo de fútbol. Si el conductor aparta la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circulará sin control a lo largo de un tramo en el que pueden surgir diversas circunstancias que provoquen un accidente. Diversos estudios indican que el uso del teléfono móvil mientras se conduce es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente y su riesgo puede ser equiparable a la conducción por exceso de alcohol.

La DGT señala que a pesar del conocimiento que se tiene de la incompatibilidad de conducir y hablar por el móvil, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil formuló el pasado año 138.107 denuncias por utilización del teléfono móvil, una cifra que supone un 11,5% más que el año anterior y el triple de las que se formularon en 2003 (45.407).

Navegadores GPS
En cuanto al uso de navegadores GPS, que ha aumentado en España de forma exponencial en los últimos años, suponen también una importante causa de distracción cuando se manipulan mientras se conduce. Por este motivo, esta conducta se incluyó en la reforma de la Ley de Seguridad Vial que tipifica como infracción grave manipular el navegador mientras se conduce, homologándolo al teléfono móvil.
Otra de las acciones que suelen producir distracción en la conducción y de la que los conductores no son tan conscientes es el de fumar. Encender y apagar un cigarrillo, una mano inutilizada al volante o el humo en los ojos son elementos que provocan distracción y que pueden desencadenar un accidente, recordó la DGT.

Para llevar a cabo la campaña, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico intensificarán los controles, con el intento de trasladar a la sociedad «la imperante necesidad de mantener durante el tiempo de conducción la máxima atención». Estos controles se complementarán con la divulgación de un anuncio de 30 segundos en televisión y una cuña radiofónica. El mensaje a transmitir es que el navegador es un instrumento de ayuda muy útil, siempre y cuando se programe antes comenzar el viaje, porque si se manipula durante la conducción, la vista se aparta de la carretera y en décimas de segundo puede ocurrir un accidente.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/motor/2010/11/08/197007.php

A %d blogueros les gusta esto: