Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital /  El director de la firma Econométrica, Ángel García Banchs, asegura que la crisis económica que vive Venezuela es la peor desde la dictadura de Juan Vicente Gómez.

”Esta situación es comparable, quizás, con el régimen de los Monagas, un régimen signado por la anarquía y el caos; pero, a pesar de todo esto, yo soy optimista”, afirma el economista en este segunda parte de nuestra conversación.

¿Estalló el control de precios?

-Yo puedo dar un conjunto de ejemplos; las toallas sanitarias, las verduras y alimentos; estos últimas han dependido de la importación de fertilizantes en el mercado negro. La papa, por ejemplo, ha subido, y está a tasas de cambio de 130 bolívares por dólar, como el resto de las verduras. Estalló el control de precios, sin lugar a dudas.

-Hemos visto cómo los precios han venido cambiando semana tras semana. Las salchichas, caso emblemático, ya cuestan más de mil bolívares. El atún se ha disparado enormemente. Hemos visto cómo ha explotado el nivel de precios no solamente en el sector de alimentos sino también en muchos otros sectores; y ha explotado desde hace un tiempo ya, y el venezolano, gracias a la mafia del control de cambio, está pagando ciertas tasas de inflación que no debería; por ejemplo, al negar divisas para el aceite de oliva, el licor, o los artefactos eléctricos.

¿Cómo estima usted que puede estar la situación a finales de año, si esto sigue así?

-En primer lugar, si este proceso sigue, si no se produce una intervención en el mercado cambiario, uno lo que podría pensar es que para diciembre tendríamos un salario mínimo de 8 dólares; hoy lo tenemos en 12, pero con una grandísima diferencia, y es que son pocos aún los rubros que están ajustados a tasas del mercado negro de divisas; en diciembre la historia sería muy distinta.

-La cantidad de rubros que se habrían sumado a aquellos importados a tasas del mercado paralelo sería mucho mayor, y entonces el poder de compra de los salarios se habría desplomado más del 50%. Esto es un escenario, simple y llanamente, complicadísimo desde el punto de vista económico: la gente lo sentiría en sus bolsillos; tendría que hacer recortes importantes, y se concentraría en lo más básico, que son alimentos y medicinas.

-La situación que está viviendo el país es sumamente dura; jamás se había visto un deterioro como el que se está dando en Venezuela, en una forma tan acelerada, y con un mercado negro del dólar imparable y por estallar; es que en la medida en que sube más, las mafias menos dólares tienen que ofrecer para conseguir 6,3 bolívares y, por lo tanto, un dólar completo a tasa oficial.

-En efecto, mientras más suba el dólar, menos oferta de dólares habrá, y, en consecuencia, más seguirá subiendo el dólar en un contexto en el cual se está imprimiendo dinero para financiar el déficit del Fisco; se están aumentando los salarios a un ritmo superior al de la productividad, y se está produciendo un proceso inflacionario galopante. Entonces, sin lugar a dudas estamos experimentando el peor deterioro jamás vivido en la economía venezolana en lo que va de siglo XXI y yo diría que lo que fue el siglo XX.

-Esta situación es comparable, quizás, con el régimen de los Monagas, un régimen signado por la anarquía y el caos; pero, a pesar de todo esto, yo soy optimista. Venezuela no es el caso típico de la economía ex-soviética, que no tuvo jamás institucionalidad o economía de mercado. Venezuela de 1925 a 1974 fue ejemplo de institucionalidad, civilidad, y modernidad; también, Venezuela cuenta con unos recursos humanos abundantes y unos recursos naturales, para que  produzca una reforma económica que detenga el deterioro de la actual. Amén, durante buena parte de ese período fue ejemplo de República y democracia, con un Estado de derecho, cuando la mayoría, si no la totalidad de los países del subcontinente, estaban en dictaduras.

-Así que Venezuela tiene un bagaje histórico e institucional que va a pesar, a la hora en que se produzca una reforma económica y política en el país. Además, Venezuela cuenta con recursos humanos extraordinarios, petróleo, y unos recursos naturales abundantes; es decir, tiene todas las condiciones para levantar y despegar, rápidamente. No va a ser un proceso de 20 años; no va a ser un proceso de 10 años. Es más, me atrevo a decir que no va ser un proceso de 5 años, sino de un par.

-Hay que entender que el actual estado de cosas no es sostenible, y que van a tener que venir y darse cambios en el marco del chavismo y fuera del chavismo; porque nuestro país se va a tener que reencaminar. El totalitarismo hoy por hoy no puede ser un equilibrio; no puede ser viable. Hoy por hoy, un totalitarismo no es posible. Tenemos el caso de Cuba; pero ese es un totalitarismo que viene del siglo XX. Uno que nazca en siglo XXI no es viable. Lo único viable hoy por hoy es el rescate de nuestro país.