Ángel García Banchs: En abril de 2015 estallará la crisis del control cambiario

Finanzas Digital/Javier Chourio.- No hay forma de evitar la caída del control de divisas, de manera que para el mes de abril de 2015 se espera que “estalle la crisis de control cambiario”, según las  perspectivas económicas que tiene la firma Econométrica para el año 2015.

Durante el foro ‘Perspectivas  Económicas 2015, año de definiciones’, que organizó la empresa especializada en economía y finanzas, uno de sus directivos, el economista Ángel García Banchs, explicó que Econométrica  basa su afirmación, en primer lugar,  a que las reservas de inventario en las empresas para el mes de enero de 2015 llegarán a su punto más bajo, un poco más de un mes, mientras que para el mes de abril éstos se agotarán.

García Banchs expuso que en Venezuela se llegó a tener 12 meses de inventarios pero el año pasado en ventas esperadas anuales se tenía un promedio de 5,4 meses, cifra compuesta por aproximadamente 6 meses en sector salud, 5,9 meses en sector automotriz, 5,6 meses en comercio, 5,3 en otros sectores, y  4,3 en alimentos.

El economista indica que tomando cifras desde septiembre de 2013 a septiembre de 2014, el promedio de inventarios cayó a 3 meses, porque salud bajó a 2,2 meses;  automotriz a 3,0; comercio 2,8, otros sectores 2,2 y alimentos 1,6 meses.

“En enero tendremos aproximadamente un poco más de un mes, y en el mes de abril estaría estallando el sistema cambiario y de precios de la economía, por una razón muy sencilla: los inventarios no pueden bajar a menos de cero. Todavía no entendemos lo que está pasando porque todavía hay inventarios, muy mal distribuidos, unos tienen 12 meses, unos 2, esos son donde hay más escasez, pero vamos a una caída y no hay forma de evitarlo. Esa caída implica el estallido del sistema de precios para evitar que los inventarios lleguen a niveles mínimos”,  manifestó.

Otra afirmación de Econométrica es que la economía venezolana no va a volver  a crecer hasta que no se levante el control de cambio o, a  menos que ocurra un acontecimiento geopolítico que dispare los precios del petróleo.

“Hasta que no se resuelva las distorsiones de los precios relativos no va a aparecer la materia primas y  los cuellos de botella no se van a  resolver, de manera que la economía venezolana no vuelve a crecer hasta que se levante el control de cambio”, apuntó.

Como tercer argumento la empresa estima que a diferencia de años anteriores, en este momento los problemas no se resuelven con dólares porque todas las divisas se pierden por el diferencial existente. El directivo señaló que 2 de cada 3 dólares adicionales que se inyecten a la economía se van en sobrefacturación y 1 se va en pago de deuda heredada, de manera que los dólares son consumidos por “la gran distorsión que no permite que se conviertan en mercancía”.

Asimismo mencionó que anteriormente solo cierta clase política y privilegiada tenía acceso a Cadivi  para sobrefacturar, mientras que hoy la mayoría de las empresas sobrefactura en algún nivel, teniendo así acceso a las rentas cambiarias. A su juicio  la acumulación de capital, producto de la extracción de renta cambiaria, ha llegada a los límites.

Préstamo del FMI

Bajo esos argumentos, Econométrica ve un escenario de desmontaje de control de cambio ordenado donde estima una inflación que ronde el 125%, bajo un auxilio del Fondo Monetario Internacional por el orden de los USD 17.500 millones  y una unificación cambiaria de Bs. 50 por dólar; y otro escenario desordenado en el cual  la inflación llegaría a 190%, donde no habrá auxilio financiero de organismos internacionales y donde la tasa de unificación cambiaria se colocaría en Bs. 90 por dólar.

Bajo el escenario ordenado el poder de compra del salario caería 24% en términos estadísticos, pero la percepción, según la firma, estaría en -6%; mientras que bajo el desmontaje desordenado la caída del poder de compra bajaría estadísticamente 41%,  y se sentiría entre la clase trabajadora  en menos 30%.

Por su parte el déficit fiscal bajo el panorama ordenado del desmontaje del control de cambio estaría 3% por debajo, mientras que bajo el escenario desordenado se puede lograr un superávit de 8%.

“Ir al Fondo Monetario Internacional solo significaría beneficios en tanto que implicaría una tasa de unificación más baja y por tanto una menor caída del  poder de compra de los salarios”, expresa.

A %d blogueros les gusta esto: