Armonizar para producir

Otro punto de acuerdo podría ser que el Gobierno remunere a los funcionarios por resultados

Alejandro J. Sucre |  El Universal. Luego de las pasadas elecciones presidenciales del 14 de abril, está claro que en Venezuela subiría el índice de felicidad si lográsemos en lo posible armonizar políticas que satisfagan tanto a los 7 y tantos millones que votaron por el presidente Maduro como a los 7 y tantos millones que votaron por el gobernador Capriles. No es fácil desarrollar políticas que generen confianza entre ambos grupos de electores de la población políticamente activa. Sí sabemos que ambos sectores políticos estarían felices si se disminuye la inflación, la delincuencia y si se mejora el empleo, los servicios públicos y la infraestructura. En lo que difieren ambos sectores de nuestra sociedad es en cómo distribuir los beneficios de la producción nacional durante el esfuerzo necesario para lograr esos objetivos. Así que el reto del actual gobierno y de la oposición es ser creativos para lograr nuevas políticas que permitan lograr los objetivos que los dos sectores políticos desean y evitar confrontación en cuanto al cómo lograrlos.

En cuanto al empleo, debemos decir que es necesario armonizar con nuevas políticas el aporte del sector público con el del sector privado. Armonizar las iniciativas individuales con la estatal. En los países desarrollados el pueblo no guarda rencor a los empresarios ni profesionales y más bien los admiran por sus aportes a la sociedad. La inclusión social dentro de las empresas desarrolladas por iniciativa individual se logra cuando las empresas se hacen propiedad directa del pueblo a través de las bolsas de valores públicas y el pueblo se organiza vía cajas de ahorro y de fondos de pensiones de maestros, bomberos, funcionarios públicos, entre otros. Esta democratización del capital de las empresas en los países desarrollados a través del mercado de valores explica por qué hay más armonía social y productividad en esas sociedades. A través de mercados de valores bien dinámicos, gran parte de la sociedades encuentran fórmulas para unificar los distintos intereses de los subgrupos que las componen. Esto evita caer en reproches, resentimiento y estatizaciones entre los actores económicos. Al final todos los sectores halan la carreta en la misma dirección para ser más productivos y el mercado de valores puede alinear los intereses dentro de la sociedad. Así que quedan tareas pendientes de parte del Gobierno y de la oposición venezolana para mejorar la productividad y distribuir los beneficios, y el mercado de valores puede ser el mecanismo de democratizar algunas empresas incluyendo las estatizadas.

En cuanto a inflación, un acuerdo a implantar el Gobierno junto la oposición para disminuirla pasaría por evitar los créditos adicionales. Frenar estos créditos adicionales tan tóxicos para evitar la inyección de dinero inorgánico frenaría la inflación. Esta medida traería reducción de las tasas de interés y haría proliferar la construcción de viviendas. Eliminando la inflación se hace menos tentador la sobrefacturación de importaciones y se ahorraría mucha presión hacia la merma en las reservas internacionales. Otro punto de acuerdo para mejorar la infraestructura podría ser que el Gobierno remunere a los funcionarios públicos por resultados para promover el desarrollo de la infraestructura y la educación que el país requiere. Por lo tanto, sí hay puntos de encuentro para armonizar a la oposición y al Gobierno.

Fuente: http://www.eluniversal.com/opinion/130623/armonizar-para-producir

 

A %d blogueros les gusta esto: