Aumento del sueldo mínimo sin empuje para recuperar el salario real en 2011

Mariana Martínez Rodríguez – Tras anunciar el aumento de 25% del salario mínimo fraccionado en dos partes, el presidente de la República, Hugo Chávez, informó que para hoy anunciará un ajuste general de sueldos y salarios de la administración pública.

Se trata de un ajuste en la escala y el tabulador de los obreros y empleados del Estado que no están beneficiados por el salario mínimo, explicó.

Agregó que el incremento del salario mínimo es una especie de marcador que ahora va a impactar la escala. «Mañana (hoy) explicaremos la decisión definitiva, hasta dónde podamos».

Con el aumento fraccionado: a partir del 1° de mayo 15% y en septiembre el otro 10% quedan atrás las expectativas de la propia base política del mandatario nacional de recuperar el salario real en el país.

Se trata del duodécimo año consecutivo que se anuncia de forma unilateral el incremento del salario mínimo. Mientras que el último aumento general de sueldos y salarios se ejecutó en el año 2000.

El Presidente trató de justificar el incremento explicando su alcance, pero pocos aplausos se escucharon.

Sin brechas salariales

Una vez más las escalas salariales se desdibujan. En Venezuela, 80% de la población gana el salario mínimo o tiene un ingreso muy cercano a éste.

De acuerdo con el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, hay 6 millones de personas en Venezuela que ganan entre uno y dos salarios
mínimos.

Froilán Barrios y Pablo Castro coinciden en que los salarios en el país se «aplanaron» en los últimos 10 años, como consecuencia de aumentos en el salario mínimo que de manera unilateral y discrecional ha decretado el Ejecutivo, además de la suspensión de las negociaciones colectivas en el sector público.

Por eso la exigencia que hacían los gremios de trabajadores para que el aumento de este año fuese general y beneficiara a trabajadores públicos y privados, lo que volvería a dibujar las escalas por antigüedad, meritocracia y profesionalización.

Francisco Torrealba, diputado por el Psuv y presidente de la Federación de Trabajadores Ferroviarios de Venezuela, dice que si bien ningún dirigente sindical puede oponerse a un aumento general de salarios, «se está haciendo un uso demagógico del término».

La idea es que se siga avanzando en el ingreso real, que los aumentos sean por encima de la inflación y que se recupere progresivamente el poder adquisitivo.

Torrealba coincide en que sí ha habido un aplanamiento de los salarios, pero que esto es producto de la recuperación del poder adquisitivo por los aumentos que ha decretado el Gobierno.

Niega que sea responsabilidad del Ejecutivo la suspensión de las discusiones de los contratos colectivos. «Es producto de un problema intersindical en el que el Gobierno no puede intervenir, y eso hace que se produzca cierto aplanamiento de los salarios por el poder de gran empleador que tiene el Estado».

Situación en el sector público

La administración pública, según cifras del INE, tiene 2.273.682 de trabajadores. De éstos, según Pablo Castro, de la CTV, aproximadamente 600.000 son empleados y 400.000 son obreros formales, a los que se suman 900.000 contratados.

De este universo, más de 1,5 millones de trabajadores perciben salario mínimo, según lo asegura Froilán Barrios, dirigente de Solidaridad Laboral.

Ambos dirigentes destacan que de los 350 contratos colectivos que tiene el sector público entre ministerios, institutos autónomos y empresas del Estado, 240 tienen su negociación suspendida y desde 2005 a la fecha sólo se han discutido y firmado el de Sidor, en 2008; el de Pdvsa, en 2009; Cantv y sector eléctrico, en 2010, así como el del Magisterio y el Metro de Caracas.

Barrios reitera que esto lo que ha hecho es aplanar las escalas salariales en la administración pública, lo que afecta a cerca de 1,5 millones de trabajadores que perciben una remuneración que está entre Bs.F. 1.223,89 y Bs.F. 2.000. Sólo quedan «medianamente» protegidos de la inflación quienes discuten contratos colectivos.

A su juicio, la estrategia del Gobierno con la no discusión de contratos y la ausencia de aumentos generales, es «eliminar la meritocracia e ir desmantelando la política sindical y salarial, y abaratar la mano de obra», dice Barrios.

La masa laboral en el sector privado es de 9.658.778 trabajadores, y de éstos 4.566.354 tienen empleo formal.

Este sector sigue siendo el mayor empleador, pero sólo 9% está amparado por contrataciones colectivas, según Pablo Castro.

En ese 9% están los trabajadores de las grandes empresas privadas, mientras que la pequeña y mediana empresa es la que tiene la mayoría de los trabajadores con salario mínimo.

Según el Mandatario nacional este aumento beneficia a 345.877 empleados de carrera; 64.441 obreros; a 2.052.295 de jubilados y pensionados del Seguro Social, y 98.000 mujeres del programa Madres del Barrio. Aseguró que cada día son menos las personas que ganan salario mínimo.

Dirección-E: [email protected]

Fuente: http://www.elmundo.com.ve/Default.aspx?id_portal=1&id_page=19&Id_Noticia=53967

A %d blogueros les gusta esto: