Autoridades elegidas de la UC requieren ser proactivas

Las oportunidades deben saberse aprovechar en beneficios
de todos aquellos que ayudaron a que se manifestaran.

CMV

Consideraciones, necesidades

La comunidad universitaria de la UC acaba de elegir a sus nuevas autoridades, quienes serán las encargadas de afrontar los serios retos que encara la Educación Superior, así como lo problemas políticos, económicos, sociales del país y, desde luego, la propia universidad, que se encuentra en una encrucijada en relación a su rol, responsabilidad de formar, capacitar, no solamente a los profesionales que el país necesita de acuerdo a la realidad del presente, sino, de colaborar en la solución de muchos problemas que, tanto la región como Venezuela, afrontan y en donde la Universidad debe desempeñar un rol más participativo, ser garante de su autonomía.

Deben, las nuevas autoridades, desempeñar sus cargos con eficiencia, productividad, dando paso a las transformaciones que necesita la universidad para rescatar su rol, ser más proactiva, comprometida con una comunidad que ha depositado su confianza, que espera que –definitivamente- la gestión educativa sea una realidad; que aflore de nuevo el academicismo de excelencia, investigación, que se capaciten a profesionales eficientes, agentes de cambios que colaboren con el país en su desarrollo, que desempeñen sus funciones avalados de conocimientos actualizados con ética, moral, compromiso.

Deben, las nuevas autoridades, utilizar un liderazgo participativo, democrático, que les permita saber gerenciar el talento, capital humano que la universidad posee, sin discriminación ideológica, política, intereses individuales o de microgrupos. Todo lo contrario, debe saberse integrar con grupos de trabajo cohesivos, comprometidos en sus funciones, metas, logros, que la universidad se propone alcanzar. Se deben seleccionar, escoger lo mejor de lo mejor de su personal sin discriminación, establecer programas, acciones que beneficien a la Universidad en toda su operatividad.

Se debe rescatar el mérito académico, lo que la experiencia representa, lo que la moral y la ética avala; generarse los cambios que propicien un nuevo estilo de gerencia educativa, de compromiso de la universidad que el país requiere. Se necesitan de autoridades sistémicamente integradas con un compromiso que sepa unificar los esfuerzos, las funciones de los distintos cargos de la universidad, en pro de resultados que favorezcan a todos y no a unos cuantos. Se requiere de una reingeniería en algunos tópicos, que demandan transformaciones, a fin de dar paso a sistemas administrativos eficaces, presupuestos acordes a su realidad de operatividad, academicismo de excelencia, investigaciones, autonomía, extensión, relaciones institucionales, servicios comunitarios, vinculaciones eficaces.

Transformaciones

Las nuevas autoridades, cada una en su respectivo cargo, deben dar paso a programas, estrategias, que conlleven a las transformaciones que la universidad necesita en lo administrativo, académico, en todos aquellos sectores que necesitan de cambios, para adaptarse a las exigencias de los actuales escenarios y garantizar, que la Universidad está verdaderamente involucrada ante el compromiso de proporcionar profesionales idóneos a las necesidades que el país reclama, así como en gestar opiniones dinámicas, sugerencias, que colaboren con todos aquellos programas que beneficien al país en lo político, económico, social, cultural.

Por razones de espacio, simplemente señalaremos algunos tópicos que, a corto plazo, las autoridades deben reestructurar, concretándonos más en lo académico y administrativo.

Academicismo

· Se requiere una reestructuración en los distintos programas de estudio de las especialidades que la Universidad maneja, a fin de dar paso a un rediseño del perfil del profesional que se necesita, de acuerdo a las exigencias de los actuales escenarios.
· Rediseñar la estructura organizativa, funciones que deben desempeñar las distintas Facultades, Escuelas, que garanticen operatividad, participación en beneficio de resultados que favorezca a todos.
· Designar bajo la gerencia, dirección de las Facultades y sus respectivas Escuelas, a profesionales, docentes, con avales académicos, creativos, innovadores, democráticos, con liderazgo proactivo y participativo, generadores de cambio, que sepan enfrentar los retos y propicien un clima académico propio de las universidades excelentes.
· Instituir dinámicamente la investigación, que genere propuestas, soluciones, a los principales problemas que afrontan las comunidades, organismos, que la rigen, conducen.
· Buscar la forma de cómo mantener una vinculación más dinámica, con respecto a los programas del Estado, proporcionarle colaboración en la capacitación y formación de su recurso humano.
· Seleccionar adecuadamente a los docentes que se contratan, sobre la base de avales académicos, experiencias, habilidades; concretamente definir el perfil del docente que actualmente la universidad requiere, para cumplir con las exigencias del escenario en donde opera.
· Evaluar las funciones, desempeño rendimiento de su planta docente en función de resultados y dar paso a transformaciones que rescaten el nivel docente, de acuerdo a los conocimientos, herramientas, que el presente reclama.
· Motivar a la comunidad estudiantil con participaciones académicas, encuentros, investigaciones que le favorezcan en su formación profesional y de paso a un nuevo liderazgo estudiantil
· Reestructurar la operatividad, eficacia, de las Áreas de Postgrado, retroalimentando las debilidades que actualmente se dan en sus contenidos, docencia, investigación, necesidades, reglamentos,
· Designar a profesionales proactivos, creativos, innovadores, a cargo de la Dirección de Postgrados en sus respectivas especialidades, a fin de que se genere una participación más dinámica de estos estudios con las necesidades, requerimientos, que el país necesita para sus distintos sectores.
· Comprometer al Postgrado, a ser más proactivo en su desempeño, rescatar su nivel académico de excelencia y generar los cambios que se requieren en muchas disciplinas que favorezcan al país. Se necesita de un Postgrado que investigue, que publique sus resultados, que su participación sea más dinámica y, sobre todo, que rescate su nivel académico
· Dar paso a postgrados que sean beneficiosos para el país, diseñando programas con contendidos prácticos, nuevos, que proporcionen resultados en función del desarrollo, de logros para una Venezuela que lo demanda.
· Retroalimentar sus bibliotecas, actualizarlas y mejorar los servicios de informática
· Aprovechar los curso e-learning, on –line, que permitan incorporar a la universidad con las exigencias de la Sociedad del Conocimiento, nuevas técnicas informáticas.

Administrativo

· Reestructurar los sistemas administrativos y darle paso a unidades funcionales más dinámicas, menos burocratizadas.
· Definir presupuesto operativo más adaptada a la realidad.
· Gestión de los recursos financieros sobre la base de transparencia, eficacia, jerarquía, de necesidades.
· Activación de entradas de ingresos por servicios, que la universidad puede prestar en distintas disciplinas a los distintos sectores de la vida económica, política y social del país.
· Iniciar transformaciones de ingresos económicos; que cada Facultad, con su respectiva Escuela, pueden generar con servicios prestados, cátedras, proyectos, cursos e-learning, on-line.
· Instituir una Clínica u Hospital universitario con varias especialidades que le favorezcan en todos sus alcances.

Conclusiones

Las nuevas autoridades deben dar un cambio radical a la forma cómo la gerencia universitaria se ha venido manejando en los últimos años; comprometerse más con la realidad de un escenario turbulento que el país afronta; saber administrar bien sus recursos; dar paso a transformaciones que generen resultados favorables para una universidad que, para ser eficaz, alcanzar su excelencia académica, necesita de cambios, en donde su comunidad universitaria esté más integrada; se de paso a un recurso humano proactivo, comprometido, que sepa realmente aprovechar la oportunidad concedida.

Se requiere de una universidad respaldada académicamente, con docentes dedicados a la investigación y al cultivo del saber, a las labores de investigación científica, dando paso a nuevas estructuras, institutos que lo apoyen, una universidad proactiva, que favorezca al país.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: