Emmanuel Borgucci, economista de la Universidad del Zulia, considera que la diferencia entre la tasa oficial y la paralela es “exorbitante”

Alixel Cabrera / Maracaibo / noticias@laverdad.com – Para el analista, este escenario se presenta como resultado de la falta de políticas económicas acertadas

El precio del dólar paralelo traspasó los 700 bolívares. Ante las trabas que pueden encontrarse con los controles de cambio oficiales, la tasa paralela se convirtió en la referencia más utilizada para las transacciones. A pesar de la creación de Simadi, un sistema destinado a contrarrestar los altos precios del dólar negro, la tasa nunca sobrepasó los 199,99 bolívares por dólar. La brecha entre ambas es de 500 bolívares.

Emmanuel Borgucci, economista de la Universidad del Zulia, considera que la diferencia entre la tasa oficial y la paralela es “exorbitante”. Indica que este es el resultado del mal funcionamiento de los controles de cambio del país. Es frecuente que los empresarios, ante el rechazo o retraso de las divisas, recurran al dólar negro, un mercado con un precio alto, pero en el que existe oferta de la moneda norteamericana. “Los ingresos públicos a través de la venta del petróleo han mermado en un porcentaje considerable, entonces el Estado tiene menos dinero que ofrecer a quienes le solicitan a través de esos sistemas”.

Para el analista, este escenario se presenta como resultado de la falta de políticas económicas acertadas. Considera que una solución es la diversificación de las exportaciones e incentivo de la inversión. Percibe que existe potencial en las empresas pertenecientes al Estado, que no está siendo administrado correctamente. “La inflación y el mercado cambiario no son sino los indicadores de que en este sistema económico las cosas no han funcionado como deberían funcionar”.