CALIDAD EN EL SOFTWARE (I)

Lo anterior evidencia que las aplicaciones de software pueden tornarse críticas para una organización y, por lo tanto, las organizaciones usuarias de un determinado producto ejercen una presión continua de considerable intensidad sobre los proveedores y fabricantes de software, formulando mayores exigencias con respecto a la calidad de sus productos.

¿Cómo se define la calidad del Software?

Antes de referirnos al software específicamente, es conveniente revisar la definición de calidad planteada en la norma ISO 8402, según la cual “la calidad es el conjunto de propiedades y características de un producto o servicio que le confieren su aptitud para satisfacer unas necesidades explícitas o implícitas”.

Trasladando la definición anterior al campo de la ingeniería de software, la IEEE (Std 610 – 1990) señala que “la calidad del software es el grado con el que un sistema, componente o proceso cumple los requerimientos especificados y las necesidades o expectativas del cliente o usuario”.

Pressman (2002) se refiere a la calidad del software como “la concordancia con los requisitos funcionales y de rendimiento explícitamente establecidos, con los estándares de desarrollo explícitamente documentados, y con las características implícitas que se espera de todo software desarrollado profesionalmente”.

Las definiciones anteriores resaltan tres puntos importantes:
• Los requisitos del software son la base de las medidas de calidad. La falta de concordancia con los requisitos es una falta de calidad.
• Los estándares especificados definen un conjunto de criterios de desarrollo que guían la forma en que se aplica la ingeniería del software. Si no se siguen esos criterios, casi siempre habrá falta de calidad.
• Existe un conjunto de requisitos implícitos que a menudo no se mencionan. Si el software se ajusta a sus requisitos explícitos pero falla en alcanzar los requisitos implícitos, la calidad del software queda en entredicho.

La calidad del software es una compleja mezcla de factores que variarán a través de diferentes aplicaciones y según los usuarios que las soliciten.

Los factores que reflejan la calidad del software se pueden categorizar en dos amplios grupos: [1] factores que se pueden medir directamente y [2] factores que se pueden medir sólo indirectamente. En todos los casos debe aparecer la medición. Es preciso comparar el software con una referencia y llegar a una conclusión sobre la calidad.

Antes de proseguir con los aspectos concernientes a los factores que afectan la calidad del software y su medición, es preciso plantear que la ingeniería del software enfrenta cuatro retos fundamentales que inciden en el proceso de aseguramiento de la calidad de sus productos:

– Actualización de lo existente. En el mercado existen muchos productos en uso que soportan áreas críticas de las organizaciones, estos productos requieren ser actualizados, sin afectar significativamente el desempeño de la organización, considerando: los cambios tecnológicos, los cambios en la dinámica de los negocios, el control de los costos del proceso de actualización, el esfuerzo requerido al usuario para adoptar los cambios.

– Operación en múltiples plataformas. El desarrollo de aplicaciones de software que operen con diversos sistemas operativos, bases de datos, web servers, entre otros, conduce al diseño y empleo de técnicas que aseguren la flexibilidad, la confiabilidad y el nivel de desempeño de los productos.

– Entrega oportuna. Los procesos que permiten obtener un producto de calidad consumen tiempo, el cual es un recurso escaso para la ingeniería del software, pues la dinámica empresarial exige gran capacidad de respuesta y de adaptación a los cambios, requiriendo productos muy eficientes (gran velocidad, bajo consumo de recursos), flexibles (posibilidad de múltiples configuraciones) y actuales (compatibles con la evolución de las prácticas organizacionales).

– Enfoque prospectivo. Anticipar los requerimientos de los sectores a los que se brinda soporte, promover nuevas prácticas de gestión y la formulación de diferentes escenarios en las tendencias de los negocios representan para la ingeniería de software fuentes de incertidumbre pues debe generar soluciones a problemas cuyos elementos aún no se vislumbran con claridad, incluso para los propios actores.

Retomando lo referente a los factores de calidad del software y su medición es preciso notar que se han formulado varios modelos en los cuales se presentan diversos atributos que deben estar presentes en una aplicación de software. En la próxima entrega acerca de la calidad del software se comentarán dichos modelos, además se definirán los elementos que conforman los atributos considerados como características indispensables en la calidad del software.

A %d blogueros les gusta esto: