Calma y ánimo, Chile: ¡A levantarse y salir adelante!

En tres tiempos se divide la vida:
en presente, pasado y futuro.
De éstos, el presente es brevísimo;
el futuro, dudoso;
el pasado, cierto.»

Séneca

Conociendo Chile, habiendo vivido y estudiado en ese hermoso país un postgrado; y lo que es más, afrontando un terremoto no de tan grandes dimensiones como el de ahora, no dudo, que su gente, estará unida, su Presidente recién elegido, como su Presidenta actual, sabrán afrontar con fortaleza, sapiencia, la situación.

El editorial del Diario La Nación, de Argentina, al respecto de este acontecimiento expresa: “Tras la tragedia del sábado, Bachelet apeló a la capacidad de recuperación de los chilenos frente a la adversidad y, valiéndose de los medios de comunicación a los cuales les agradeció el servicio que estaban prestando a la población, instó a su pueblo a preservar la calma y el ánimo, sin dudar un segundo en que saldrá adelante: «Una vez más, ¡fuerza, Chile!».

Es el voto de todos, chilenos y argentinos, frente a la tragedia allende Los Andes, con lo que eso significa para nosotros, en razón de los históricos lazos de hermandad contra los cuales, como sucede con Uruguay, no deberían incidir determinadas situaciones coyunturales.

Una tragedia de esta magnitud demuestra hasta qué punto, a veces, los políticos deben evitar algunas actitudes y ponerse a trabajar por el bien común. En Chile, en vías de una transición ordenada, Bachelet no sólo terminará su gobierno el 11 de este mes; clausurará el mismo día más de dos décadas consecutivas de la Concertación en el Palacio de la Moneda. Su sucesor, el opositor Sebastián Piñera, no vaciló un instante en subordinarse a la actual mandataria y poner a su disposición a los ministros designados, así como a sus equipos técnicos en nombre del bien común. Independientemente de las ideologías políticas de ambos.

Si Bachelet pidió fuerza a los chilenos, Piñera se movió en el sector privado, del cual proviene, con la consigna con la cual bautizó a su plan: Levantemos a Chile. No hubo mezquindad de su parte ni de la Presidenta saliente, algo que su pueblo no les hubiera perdonado en medio de la desesperación y la ansiedad frente a un paisaje que, de la noche a la mañana, cambió en forma dramática y que llevará mucho tiempo reconstruir, quizá tanto como lidiar con los traumas y con los miedos.

Afortunadamente, como se ha demostrado, la raza huma ante estas situaciones, siempre se manifiesta y no vacila en colaborar, prestar ayuda en lo que sea necesario, así nos lo recuerda la editorial del Diario citado, que desde el exterior, todas las diferencias que pueden percibirse a diario entre presidentes tan disímiles y distantes como Barack Obama y Hugo Chávez, parecieron desaparecer por un instante. El presidente de Perú, Alan García, cuyo país mantiene un antiguo pleito con Chile por la frontera marítima en el tribunal internacional de La Haya, así como sus pares de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa, depusieron toda actitud hostil contra Chile. El Papa Benedicto XVI abogó por las víctimas. A su vez, la presidenta Cristina Kirchner se comunicó el mismo día con Bachelet para ofrecerle lo que necesitara.

Muy significativas las palabras del editorial, cuando señala, que: “desde estas columnas, desde las cuales hemos elogiado en los últimos tiempos el grado de cultura cívica alcanzado por los chilenos, abogamos por la pronta recuperación de un país que, a lo largo de su historia, ha sabido curar sus heridas, alzar la frente y seguir adelante en horas difíciles como las actuales. Las palabras de su Presidenta son, además de un mensaje de aliento a su pueblo, la síntesis más clara de aquello que, de ser posible, le transmitiríamos a un vecino y amigo en desgracia: ¡Fuerza, Chile!. Desde luego, se requiere de hechos, colaboraciones que den paso a esa fuerza y en donde el Estado, más la población deben participar conjuntamente para salir de la situación.”

Conociendo a los chilenos, su hidalguía, juicio, unión lucha ante los momentos difíciles, no dudamos que saldrá adelante, y ojalá estos hechos se acerquen más y le presten la colaboración al nuevo Gobierno que tiene un serio compromiso en la recuperación de este suceso, que -no lo dudo-, lo afrontarán como siempre lo saben hacer los chilenos; y de paso, que conlleve a que este querido y respetado país, salga adelante, haciendo honor a su Himno nacional, en donde hoy la razón debe generar una fuerza de unión, colaboración y ánimo.

No dudamos que todo saldrá bien, como su historia lo ha demostrado y ese país de geografía tan especial, esté de nuevo fortalecido con todos los chilenos unidos.

¡¡¡Por que así sea!!!

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: