Características de la Gerencia Actual

Para bien y para mal, se han producido profundos cambios en el contexto de las organizaciones, y estos afectan profundamente a la estructura y a la cultura de las mismas y por lo tanto a las formas adecuadas de gestionar sus actividades. Se ha producido una profunda ruptura con las ideas tradicionales, y se han formulado nuevas y audaces propuestas para afrontar los desafíos de los nuevos tiempos.

En estos tiempos, todos somos muy conscientes de que se han producido, para bien y para mal, profundos cambios en el contexto de las organizaciones, y que esos cambios afectan profundamente a la estructura y a la cultura de las mismas, y por lo tanto a las formas adecuadas de gestionar sus actividades. En la ciencia, técnica o arte de la administración se ha producido una profunda ruptura con las ideas tradicionales, y se han formulado nuevas y audaces propuestas para afrontar los desafíos de los nuevos tiempos.

Esos cambios afectan por igual a las empresas privadas y a las organizaciones públicas. En este último caso, puede considerarse como definitivamente permitido el modelo burocrático weberiano, clásico, y se plantean con insistencia reclamos de cambio y propuestas de nuevos modos de gestionar los ámbitos del poder público. Para comprender con claridad la situación es importante: “1900 – 1930: El “modelo ideal” tayloriano o weberiano, basado en la autoridad científica para la verdad y el bien; no participativo”.

Construir un modelo de interpretación, simplificado pero representativo, del actual contexto global de las organizaciones, teniendo en cuenta sus principales dimensiones: económica, política, social y cultural; la interacción entre ellas y su impacto sobre las organizaciones.

La dirección estratégica mediante visión compartida, es el último episodio en el proceso evolutivo histórico de la gestión participativa y ha nacido conjuntamente con el intenso choque de los años ochenta, con su mercado mundializado y su escalada de progresos técnicos, y con el desafío humano que representa una mejor valoración de los recursos humanos en la empresa. Los principios fundamentales que la diferencian de los planteos anteriores son los siguientes:

Contingencia. La empresa está inmersa en un contexto aleatorio e imprevisible. Ninguna dirección, por buena que sea, puede saberlo todo. Cada nivel, cada órgano, debe buscar la información y tomar las decisiones adecuadas para adaptarse al medio.

Servicio al cliente. Es vital prestar un excelente servicio al cliente, mantener con él una estrecha relación, que privilegie lo cualitativo sobre lo cuantitativo.
Movilidad. Es necesario servir “justo a tiempo”, progresar continuamente y con rapidez, desarrollar rápidamente productos nuevos más variados, innovar, cuestionarse y mantener las cualificaciones humanas a tono con los avances técnicos.

Hombre total. No se puede realizar lo anterior en base al homo oeconomicus. Hay que partir del hombre en su totalidad, con su personalidad y sus motivaciones complejas. Hay que reconocerlas y darles un campo de expresión en la empresa.

Los protagonistas de este nuevo modo de entender la gestión son el líder, de la empresa y de sus principales partes, y el hombre en su totalidad, trabajando en equipo. En su dinámica juegan los siguientes elementos principales, totalmente interdependientes:

La visión y proyecto del futuro deseado, expresadas en una estrategia competitiva claramente pensada. La confianza en los hombres que integran la organización, como fuente de ideas útiles e iniciativas que hay que saber aprovechar. La alta motivación en la unidad de la acción, por compartir los mismos fines. La descentralización en profundidad, mediante un organigrama invertido, en cuyo vértice está el cliente, luego el personal de contacto, luego los servicios de apoyo logístico y finalmente, la dirección estratégica, cuyo liderazgo es vital. Un sistema de gestión más completo, financiero, físico y social, basado en indicadores de los tres aspectos mencionados. Una cultura que recupere los valores de la intuición y la relación humana, expresión concreta de una gestión participativa. Un nuevo liderazgo, más centrado sobre el hombre, capaz de servir a los que dirige, para ayudarlos a triunfar.

Fuente: Eumedet.net

A %d blogueros les gusta esto: