El acto de reconocimiento por años de servicio y la condecoración Juan Nepomuceno Pagés Monzant fueron pospuestos para venideras semanas por razones de carácter presupuestario

Danilo Figueroa – Al igual que el resto de los trabajadores de Venezuela, el trabajador universitario hoy más que nunca tiene muy presente que sufre los sacrificios y penurias que atraviesa su familia en medio de esta debacle económica, de salud, de seguridad e inflacionaria, signada por la carencia de productos básicos y la merma de los servicios diversos.

Rogar a San José, patrono de estos trabajadores, será parte de la letanía de este día conmemorativo, pero también exigir con sentido de unidad lo merecido frente al deplorable estado de la economía. La realidad en el caso de la Universidad de Los Andes es que un 40 por ciento de los trabajadores en nómina están hoy por debajo del reciente salario mínimo decretado. Lo peor, no hay luces desde el gobierno para responder, pese a las propuestas que se manejan por parte de gremios y sindicatos de la ULA.

En todo caso si el 60 por ciento de los trabajadores de la ULA está por encima del salario mínimo, nos es menos cierto que la espiral inflacionaria y el precio de la canasta básica, les mantiene ahogados en deudas y préstamos para llevar el pan diario al hogar.

Vale informar que los actos pautados para este 19 de marzo, donde se entregaría pergaminos de reconocimiento por 10, 15, 20 y 25 años de servicio a los trabajadores de la ULA, fueron pospuestos y se informará oportunamente.

En este mismo acto, se haría entrega de la condecoración Juan Nepomuceno Pagés Monzant, a los obreros seleccionados según el Reglamento de la Orden. Las razones de carácter presupuestario hicieron mella en los tiempos de organización ya establecidos de manera responsable por gremios y la oficina de protocolo.

El rector Mario Bonucci, manifestó que a 230 años de la fundación de la Universidad de Los Andes, nunca se había sentido una realidad tan cruda para los trabajadores, que entregan día a día con esfuerzo, creatividad y tesón su alma y corazón a la casa de estudio que les ampara y enorgullece. Aún frente a esta realidad ratificó que el agradecimiento y las felicitaciones a la comunidad universitaria trabajadora es un acto de reconocimiento que no debe pasar por alto.

Fuente: http://www.prensa.ula.ve/2015/03/19/celebrar-40-por-ciento-del-trabajador-universitario-esta-por-debajo-del-salario-minimo/