¿Cómo crear una red inalámbrica sencilla?

A medida que fue avanzando la necesidad entre los usuarios de computadores de compartir información (archivos), recursos (CD-ROM, impresoras, etc.) y servicios (correo electrónico, juegos, etc.), fue creciendo el uso de las redes de computadoras cableadas tanto en el ámbito empresarial como a nivel personal.

Durante los primeros tiempos de existencia de las redes de computadoras cableadas, era difícil que se instalaran a nivel personal debido a los altos costos de los equipos y programas necesarios para su instalación. Esta situación se ha ido revertiendo a medida que la tecnología ha avanzado y bajado de precio.

La penetración en el mercado de conexiones a Internet dedicadas de alta velocidad (con tecnologías de Cable y Adsl) unido a los avances de la tecnología impactado de manera positiva en el crecimiento de instalación de redes cableadas a nivel personal debo a la necesidad de compartir la conexión de Internet entre diversos computadores dentro del hogar. Sin embargo, las modificaciones que se deben realizar en las casas para colocar el cable que permita interconectar las computadoras que forman parte de la red, representa el principal motivo por el cual algunas personas desisten de la idea de instalar la red cableada e intentan buscar otra solución tecnológica para lograr el mismo objetivo: instalar una red en sus hogares.

El desarrollo de las comunicaciones inalámbricas (en donde no intervienen los cables para transportar la información de un punto a otro) ha sido la solución a la situación planteada anteriormente ya que las redes de computadoras pueden ser creadas de manera sencilla y rápida toda vez que no es necesarios instalar cables para la interconexión de las computadoras.

Entre los beneficios que ofrecen las redes inalámbricas se pueden mencionar los siguientes:

· Permitir que cualquier dispositivo con capacidad de conexión inalámbrica pueda utilizar una red específica de manera temporal sin necesidad de realizar instalaciones complejas. Por ejemplo, imagine que va a comer a un restaurante que tiene una red inalámbrica y tiene necesidad de buscar una información en Internet. Si tiene a mano un dispositivo con capacidad de conexión inalámbrica (computador portátil, PDA, etc.) se podría conectar a Internet de manera sencilla y de manera temporal. ¿Se imagina realizar lo mismo pero utilizando un cable y que usted no fuera el único que lo hiciera dentro del restaurante?

· Movilidad dentro del radio de acción de su red inalámbrica, lo que permite que usted desplace su dispositivo portátil de un lado a otro siempre y cuando se encuentre dentro de los límites de alcance de la red. Un ejemplo de esta situación podría ser que usted viva en un edificio en el piso 3 y vaya a la casa de un vecino que no tenga Internet pero necesita mostrarle una información que se encuentra en cierta página web. Si la distancia del apartamento de su vecino está dentro del alcance de su red inalámbrica, puede ir hasta allá con su dispositivo móvil y conectarse a Internet como su estuviera en su casa.

Cuando se exploran los principales beneficios que ofrecen las redes inalámbricas es normal desear tener una en casa pero se tiende a pensar que hacerlo supone un costo alto que no todo el mundo podría pagar. Sin embargo, es tan fácil hacerlo que a continuación se muestra como instalar una red inalámbrica sencilla para que dos o más computadoras puedan compartir la conexión de internet dedicada (tecnología cable o ADSL).

Asumiendo que usted tiene contratado un servicio de conexión a Internet dedicada, debe tener los siguientes componentes en su casa: 1) un modem conectado a la línea telefónica o a la televisión por cable, según sea el caso y 2) una computadora conectada al modem a través de un cable. Esta configuración es mostrada en la Figura 1.

Para instalar la red inalámbrica hacen falta dos elementos fundamentales: a) un enrutador inalámbrico y b) una tarjeta de red inalámbrica para la computadora. Una vez que tengamos estos elementos, se deben conectar todos los elementos de la red de la siguiente forma: 1) el modem debe quedarse conectado a la línea telefónica o a la televisión por cable (según el tipo de conexión a internet contratada), 2) el enrutador inalámbrico debe ser conectado (a través de un cable) al modem y 3) la tarjeta inalámbrica debe ser instalada en la computadora. De esta forma sencilla, se construye una red inalámbrica en nuestra casa. En la Figura 2 se muestra la red inalámbrica que se ha configurado.

Para finalizar, es importante señalar que generalmente los enrutadores inalámbricos se configuran de manera automática al modem de conexión a Internet pero podría existir la necesidad de contratar a un experto para configurarlo. Por otra parte, se debe proteger la red contra accesos no autorizado mediante alguno de los mecanismos que trate el enrutador inalámbrico.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: