Cómo ganar 15.000 millones de dólares apostando contra la economía de EE.UU.

El fondo estrella de la firma de Ray Dalio, Bridgewater Associateds, se anota en lo que va de año una rentabilidad del 38%. Las ganancias logradas por Pure Alpha entre enero y septiembre ascienden a 15.000 millones de dólares. De seguir esta tendencia, lograrían acabar el ejercicio como uno de los inversores que más partido ha sacado de la crisis en 2010. ¿La clave de su éxito? Apostar contra la economía estadounidense.

En un entorno económico y financiero altamente complicado, su secreto ha sido haber intuido precisamente este escenario, según recoge el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Así, los millones de dólares que ha hecho ganar a sus clientes y a sus gestores proceden, en gran parte, de su pesimista pero acertada visión sobre la marcha de la economía mundial y de las decisiones de la Reserva Federal sobre los tipos de interés.

La ‘premonición’
Bridgewater consideró en 2008, con la crisis recién estrenada, que tanto Estados Unidos como otros países desarrollados comenzaban a enfrentarse a un periodo de desapalancamiento y deflación. Los gestores consideraron que iba a ser un proceso que iba a durar años, a medida que los consumidores redujesen sus gastos para equilibrar deudas e ingresos.

«Otros gestores de fondos han visto esta crisis como más cíclica, pero ellos tenían razón en que, es de naturaleza más estructural», afirma al WSJ Ken Miranda, director de inversión del fondo de pensiones de los empleados del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha invertido en la firma de Dalio desde mediados de los años 80.

Los aciertos
Así, el gran acierto de esta firma ha sido, apostar por los bonos estadounidenses, en base a la convicción de que la Fed mantendría los tipos de interés en niveles muy bajos, por la debilidad de la economía. Incluso, cuando muchos expertos señalaban, que los indicios de recuperación llevarían a la Fed a subir tipos, la gestora de Dalio mantuvo su confianza en la percepción de la deuda estadounidense como inversión atractiva.

El hedge fund, también se apunta tantos por haber apostado por la apreciación del yen, que ha subido el 16% desde mayo, y pora el rally del oro, que ha llegado a alcanzar máximos de más de 1.300 dólares por onza.

En el momento adecuado
A decir verdad, la suerte también ha jugado un importante papel, ya que «muchas de las presiones que pensamos que tendrían lugar en 2009, se produjeron en 2010», explica Jensen. En efecto, la oleada de compras de treasuries, llegó este año, dando pie a la desconfianza sobre la solidez de la reactivación de la economía de EEUU y revelando la amenaza de la deflación.

Y es que, determinar el momento exacto para hacer una inversión basada en una apuesta macro, puede ser complicado: el pasado año, el principal fondo de Bridgewater, obtuvo una ganancia de sólo el 2%.

Para el futuro, Bridgewater mantiene su visión pesimista con respecto a EEUU: considera que las presiones deflacionarias continuarán imponiéndose y que su economía seguirá todavía débil.

A %d blogueros les gusta esto: