¿Cómo se ayuda a los Spammers sin percatarse de ello?

Diariamente los usuarios de Internet reciben en su buzón de correo electrónico, al menos un mensaje que ofrezca curas milagrosas, dietas, métodos misteriosos para hacerse millonario en pocos días, fotos pornográficas o cualquier otro tipo de anuncio comercial. Este tipo de mensajes que los usuarios reciben sin haberlos solicitados, son conocidos con el nombre de correo basura o spam y quienes los envían, son llamados spammers.

Los spammers tienen por objetivo principal, inundar Internet con millones de copias de un mismo mensaje en un intento por alcanzar a gente que de otra forma nunca accedería a recibir ni mucho menos a leer correos de este tipo. Para lograr este objetivo, los spammers cuentan con programas avanzados que permiten canalizar la distribución masiva de mensajes de forma optimizada, asegurar la llegada a su destino final y dificultar la determinación del origen del mensaje para evitar responsabilidades legales en los países que posean reglamentación para los correos basuras.

El insumo necesario para los spammers son las direcciones electrónicas de sus clientes potenciales, las cuales pueden ser obtenidas a través de las siguientes vías:

 Utilizando mecanismos para robar las direcciones electrónicas de listas de distribución de servicios existentes en la Internet.

 Otra vía es comprar las direcciones electrónicas en las bases de datos de los servicios en línea de Internet.

 Por último, un mecanismo fácil (tema central del presente artículo) es extraer las direcciones electrónicas de los mensajes en cadenas que envían diariamente los usuarios de Internet.

Cada vez se envía un mensaje en cadena, el usuario especifica las direcciones electrónicas de las personas que recibirán dicho mensaje. Sin embargo, no se dan cuenta que cada persona incluida en dicho listado, recibirá una copia del correo que incluirá todas las direcciones de los otros destinatarios sin haberlo solicitado. A su vez, si alguno de estos destinatarios reenvía el mensaje a otras personas, la lista de destinatarios crece y se distribuye a nuevas personas.

Este crecimiento exponencial del listado de los destinatarios, se traduce en una violación, sin querer, de la privacidad de la dirección electrónica de una persona. Por otra parte, este listado de destinatarios puede ser tomado por personas inescrupulosas que las venden a los spammers para que éstos logren sus objetivos.

Para evitar contribuir con el enriquecimiento ilícito de las personas que venden direcciones electrónicas a los spammers y mantener la privacidad de la dirección electrónica al momento de enviar un correo electrónico, se debe utilizar una opción de los manejadores de correo llamada Copia Oculta o Blind Carbon Copy (representada por las siglas CCO o BCC) que permite enviar un mismo mensaje a diversas personas sin que ninguno de los destinatarios pueda conocer la dirección electrónica de otra persona.

Note que al momento de enviar correos utilizando la copia oculta, el campo del destinatario principal (Para:) y de la copia normal (Cc:) deben ser dejados en blanco (si no lo permite el manejador de correo, colocar un solo nombre en el destinatario principal) a fin de garantizar que las personas que reciban el correo sólo visualizarán el remitente y el mensaje (ver figura al final de este artículo).

Finalmente, es oportuno señalar que la opción de copia oculta (presente en la mayoría de los manejadores de correo existentes en Internet) contribuye a la seguridad de los sistemas informáticos al proteger la privacidad de los destinatarios de un mensaje al evitar que sus direcciones electrónicas sean divulgadas a terceros (quienes podrían utilizarla para venderlas a spammers o para otro fines).

A %d blogueros les gusta esto: