¡Con mis hijos no te metas!

La última amenaza revolucionaria esta dirigida contra las personas que han organizado la campaña “vienen por nuestros hijos”, a quienes: “sancionarán penalmente con la Ley Orgánica de Niños y Adolescentes”. La campaña está dirigida a alertar a los padres en cuanto a los rumores relacionados con la toma de la patria potestad de los menores de 20 años por parte del Gobierno, (Operación Peter Pan), además de la acción ideologizadora en los salones de clase fomentando el Socialismo del siglo XXI.

El Gobierno no sólo ha desmentido la campaña negando cualquier posibilidad de asumir la patria potestad de los menores de 20 años y que la educación socialista: “es una formación de valores en coherencia con la construcción del nuevo Estado democrático y social”.

Pero: “algo huele mal en la educación” porque, ¿porqué el Gobierno no discute abiertamente con estos sectores el proyecto de ley? Se limita a desmentir y amenazar, pero no publicitan la ley para su discusión con la ciudadanía. Esta confiscación del proyecto, es la acción que ha generado, los rumores en la calle y el miedo en la población.

Estamos frente a un Gobierno que habla sobre “ideologización revolucionaria”, sobre la “propiedad comunitaria y social”, el “control de lo público y privado”, la “organización de las comunas” y la necesidad de estas instituciones para la revolución. ¿Porqué no quitar la patria potestad? ¿Porqué no ideologizar? ¡No tendría nada de raro! Raro, es lo que dice el Ministro: que la educación socialista es para la construcción del nuevo estado social. ¿Será que el ministro no ha sido ideologizado? o qué cree ¿qué los demás son tontos?

La realidad es que la fase de la profundización de la revolución, según los voceros oficiales, pasa por la ideologización de los niños. Frente a esta alerta corren los rumores, (para no decir que es información que ha salido del mismo gobierno), y por supuesto las reacciones: el Presidente de la Cámara Venezolana de Educación Privada, (CAVEP), Octavio del Álamo, Alexis Ramírez, Presidente de Fenasopadres, entre otras individualidades se han hecho eco de los rumores y tratan de alertar a la sociedad del peligro. Pero claro, para el Gobierno no es una preocupación de la sociedad, sino, una campaña en contra del Gobierno para saquen los niños del país. Podemos imaginar: ¿cuántos de nosotros podemos sacar a nuestros hijos a vivir fuera del país? Esta acción quedó sólo para la burguesía revolucionaria, la que ahora cuenta con recursos económicos para ello.

Esta respuesta forma parte de la neolegua revolucionaria, en la cual toda acción o reacción ciudadana es descalificada desde el golpismo, imperialismo y todo lo que termine en “ismo”.

Estas personas que valientemente iniciaron esta campaña por el bien de la sociedad, ¿serán objeto de sanciones penales? ¿Por cuál delito? Un delito es: una acción, típica, antijurídica y culpable. No hay ninguna norma que indique que alertar a la población por un peligro latente, sea delito.

¿Dónde queda la: “participación ciudadana”? ¿en el saco del olvido revolucionario o en su perorata? ¿Porqué el Gobierno, en lugar de penalizar a estas personas, los llaman, les muestra el proyecto y les explican que no tienen razón? Eso es lo que debe hacer un Gobierno serio, al tiempo de no permitir que corran estos rumores.

Estas amenazas tienden a amedrentar a la población para inhibir cualquier denuncia, disidencia o contradicción, a los fines de imponer la voluntad de la revolución y eso es: ¿democracia social?

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: