Crece economía mundial y cambia poder económico

Basado en las cifras referidas al primer semestre de este año, Naciones Unidas ha reformulado sus pronósticos, sobre lo que es dable suponer que sucederá en el año 2010, con el Producto Interno Bruto a
escala mundial. Si a principios de año se estimaba una tasa de crecimiento de la economía del planeta tierra de 2.4%, hoy en día esa estimación se ha elevado a 3.0%. El conjunto de la economía mundial crece y deja atrás el período de crisis que se desató en el 2008 y mostró sus peores efectos durante el 2009. Sin embargo, lo interesante de la nueva situación que se va generando, es que los diferentes países no se limitan a recuperar sus posiciones de antes de la crisis, sino que se va dando origen a una nueva situación, en la cual se modifica el peso relativo de algunos países en la economía mundial.

En materia de recuperación del crecimiento económico, es cierto que todos los grandes bloques económicos regionales presentarán este año un incremento de su PIB, pero no todos presentarán la misma tasa de crecimiento. Así por ejemplo, Estados Unidos, en la mejor perspectiva, se espera que crezca en un 2.9%, mientras que la Unión Europea se supone que lo hará a la modesta tasa de 1.0%. El conjunto de los países industrializados, crecerá a una tasa de 1.9%. Paralelamente, un grupo importante de los llamados países emergentes, presentarán tasa elevadas de crecimiento económico. China continúa siendo la locomotora mundial, y se espera que su crecimiento sea este año de 9.2%. Pero
incluso hay países de la región asiática – tales como Hong Kong, Malasia y Singapur – que crecen a tasas superiores al 12%. India, otro país de dimensiones continentales que crece a tasas elevadas e
ininterrumpidas, se espera que crezca este año a un 7.9%.

Haití y Venezuela decrecerán

En nuestra región, el conjunto de la América Latina y el Caribe tendrá, según los pronósticos de Naciones Unidas, un crecimiento de 5.2% durante el año 2010, que es mayor de la media mundial ya mencionada, a pesar del decrecimiento que seguirán presentando países como Venezuela y Haití. Brasil es el país que más crecerá, con una tasa probable de 7.6%.

Al igual como sucede en cualquier carrera, si los que vienes de atrás corren más rápido que los que van adelante, tarde o temprano terminarán alcanzándolos. Mientras ello no suceda, en todo caso, la
distancia entre todos ellos se va acortando. Una muestra de ello es, que ya la economía China supero a Alemania como segundo exportador mundial, y superó también a Japón como segunda economía mundial, y países como Brasil y la India emergen en el escenario mundial con cada vez mayor peso económico y comercial, y por lo tanto, político.

Estos cambios en las velocidades de crecimiento económico y en las posiciones relativas entre los diferentes países, no sucedieron sólo por obra y gracia de la crisis económica mundial, sino que son la
consecuencia de largos años de lenta maduración, de circunstancias favorables en los países afectados y en el contexto mundial en general. Solo aquellos países que estaban bien preparados, pudieron no
solo resistir mejor, sino beneficiarse del nuevo cuadro mundial creado por la crisis.

El motor de China

Por razones obvias de espacio, no se puede hacer una caracterización completa de esos cambios, pero se pueden mencionar algunos elementos fundamentales.

Los intensos intercambios intra-regionales en el seno de los países asiáticos – en conjunto con sus sostenidas políticas de crecimiento, innovación, apertura e inserción en la economía internacional-,
permitieron que estos se defendieran mejor y se impactaran menos con la crisis internacional. El dinamismo de China, la India y de otros países de Asia impactó positivamente, a su vez, la economía de
aquellos, como los de América Latina, que estaban en condiciones de proporcionar materias primas y alimentos, con lo cual la crisis no tuvo impactos demasiado fuertes ni demasiado largos, en países como
Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Es síntesis, se puede decir que el conjunto de estas relaciones intra Asia y Asia- América Latina dan cuenta de una intensificación de las relaciones Sur – Sur, lo cual es
una importantísima modificación cualitativa en el comercio internacional, que parece tener todavía por delante un amplio espacio para seguir desarrollándose.

Buscando los grandes

De seguir lenta la recuperación de las economías de los países industrializados, es dable suponer que muchos capitales fluirán a las economías en desarrollo, dadas las mayores tasas de interés y de
ganancias que se pueden obtener en ellos, con lo cual se intensificará su rol como países receptores de capitales financieros y de inversión extranjera directa.

Otro aspecto interesante de destacar, es que tanto los países en desarrollo como los países desarrollados, respondieron a la crisis con un intenso paquete de medidas fiscales y monetarias, pero caminaron muy poco, casi nada, en términos de nuevas medidas de proteccionismo comercial internacional. Los canales comerciales internacionales permanecieron abiertos y los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio se respetaron, y todo eso permitió tanto la transmisión de algunos de los efectos negativos, como de los efectos dinamizadores que vinieron a continuación.

DIRECCION-E: [email protected]
Publicado en TAL CUAL el día 27 de Septiembre del 2010

A %d blogueros les gusta esto: