Cristianismo vs. Comunismo

Cristianismo o comunismo: éxito o fracaso. El presidente Chávez, como lo afirma el cardenal Urosa, es comunista y pretende instaurar en Venezuela una dictadura marxista. Se confiesa socialista y marxista, esta expropiando los medios de producción, concentra cada vez más poderes en sus manos y mantiene amistad con los más perversos dictadores del planeta, especialmente con la dictadura comunista de los castro, en Cuba.

Los cristianos debemos reivindicar y fortalecer los principales valores de la civilización judeo-cristiana: justicia, misericordia, tolerancia y valor.

La justicia: para dar a cada quien los premios o castigos merecidos. La misericordia: para compadecerse de los menos afortunados. La tolerancia: para respetar y amar a nuestro prójimo, como nos respetamos y amamos a nosotros mismo: con todas nuestras diferencias y creencias. Y valor para luchar por nuestros valores.

Los comunistas: socialista marxista –adversarios de nuestra fe– fundamenta su visión del mundo en la lealtad, la obediencia, la disciplina y el sacrificio.

La lealtad, al líder, al comandante en jefe, al partido. Obediencia, militante, a las órdenes que se trasmiten, sin cuestionamiento alguno. Disciplina para acatare sumisamente las normas impuestas. Y sacrificio de la vida y la verdad, si es necesario, por el líder y la revolución.

Estos, últimos, valores, han tomado fuerza, en nuestra sociedad, porque el modelo político de la cuarta republica estaba y está construido, en buena medida, bajo esos mismos valores; lealtad, obediencia y disciplina; a la cúpula del partido, por encima de la verdad: justicia, misericordia, tolerancia y valor. Lo que creo un caldo de cultivo favorable a las ideas comunistas.

Cuando la elite política socialista-marxista, lograr controlar los medios de producción de una nación, empieza a controlar la vida y bienes de esas personas, y se da inicio a un proceso acelerado, de corrupción, destrucción y opresión, como ha ocurrido en cada uno de los países donde logro imponerse, a lo largo de estos últimos años.

Los comunistas asumen a los cristianos como unos de sus principales enemigos, por eso arremeten contra la iglesia católica, y amenazan propiedades de las iglesias evangélicas, de Venezuela.

Frente a estas graves amenazas corresponde ocupar, en la medida de nuestros talentos y posibilidades, posiciones de liderazgo, procurando suplir a una oposición, que con sus obras, ha venido perdiendo la fe y confianza de los venezolanos.

Nuestra fe es amor: justicia, misericordia, tolerancia y valor, no nos esta permitido la indiferencia o el miedo. Debemos encomendarnos a Jehová, Dios de los ejércitos, y pasar a ocupar la primera línea de batalla en defensa de nuestros valores y modo de vida.

Raúl Zapata [email protected] telef. 0414-815.1929 C.I: 3,669.126

A %d blogueros les gusta esto: