Cómo sobrevivir en un nuevo empleo

Ya sea para quienes decidieron cambiar de rumbo laboral o para quienes recién se incorporan a ese mundo, empezar un nuevo trabajo puede ser una situación de alto nerviosismo. Aquí encontrarás algunos consejos para manejarlo y comenzar con el pie derecho un nuevo trabajo.

Buscar trabajo es un trabajo. Requiere de tiempo, nervios, e incluso dinero. Como si eso no fuera suficiente, en el momento en que la búsqueda acaba recién comienza lo más difícil: adaptarse al nuevo escenario laboral. Gente nueva, labores desconocidas, un nuevo jefe e incluso subordinados, son factores que generan nerviosismo y estrés tanto en quienes decidieron emprender un nuevo rumbo laboral como en quienes recién se integran a ese mundo.

La primera palabra clave al comenzar un nuevo trabajo es proactividad. Tener iniciativa, hacer críticas constructivas y siempre ir más allá de lo requerido genera una buena primera imagen. Pero siempre con moderación. El sicólogo laboral Cristóbal Carvajal recomienda no caer en los siguientes tres errores:

1) Dárselas de experto siendo un novato.
2) Querer destacar sin tomar en cuenta que existen otras personas y una cultura organizacional que hay que comprender.
3) Imponer criterios personales en la primera semana de trabajo.

Para Carvajal, la actitud ideal consiste en mostrar buena disposición para aprender y adaptarse a la organización y sus estructuras, entender el modo en que funcionan las cosas en ese lugar. Recomienda ser como una “esponja de conocimiento”. Es imposible que una persona nueva sepa cómo funcionan las cosas en ese lugar, por eso hay que estar atento a lo que sucede, hacer preguntas sobre lo que no se sepa y jamás actuar como un sabelotodo.

La ansiedad puede ser un factor que gatille momentos desagradables al comenzar un nuevo trabajo. Para controlarla, Carvajal recomienda dormir lo suficiente antes de ir a trabajar y preocuparse de comer bien. Eso permite que el cuerpo trabaje y soporte de mejor forma la ansiedad y el cansancio.

Para él, es importante saber “que un nuevo trabajo, está dentro de la lista de “eventos estresantes de la vida”, tal como casarse, terminar una relación, perder un familiar, cambiarse de casa, etc. Eso quiere decir que es normal estar nervioso, sería raro que no se sintiera nerviosismo. Los cambios en la vida de cualquier persona pueden ser estresantes, y eso está bien, lo importante es no dejarse controlar por los nervios, entender que para destacar primero debemos conocer el ambiente que nos rodea y sobre todo, estar abierto a aprender.

Carolina Collins, http://www.kilometrocero.cl/, actualizado: 09/07/2010

A %d blogueros les gusta esto: