Cuatro años dedicados a exaltar los grandes valores del Zulia y Venezuela

Liliana Mata-Díaz / CNP 6090 / Prensaluz – Archivo Prensaluz – Fotos: Moraima Andrade / CNP 6552 / Prensaluz – Alexánder Martínez / CNP 4979 / Prensaluz – El equipo rectoral de LUZ 2004-2008, presidido por el rector, Leonardo Atencio Finol, se empeñó, desde el inicio de su gobierno universitario, en octubre de 2004, en exaltar a los grandes valores culturales y académicos de la región, del país y de la institución universitaria. El grupo de distinguidos es diverso y de fronteras amplias, con artistas, académicos de lujo, hombres y mujeres de letras, de ciencia, de salud, de arte. Una muestra de saberes tan disímil como la universidad misma. El 22 de noviembre de 2007 se entregaron los doctorados honoris causa en la región falconiana a los profesores Estanislao Chirino Irausquín, Francisco Colina Jatar y Teodoro Pinto Iglesias.

En cuatro años, la Universidad del Zulia otorgó la mayor cantidad de doctorados honoris causa, (40), a destacados ciudadanos, académicos y artistas que han marcado con su talento los confines de la patria y más allá de sus fronteras. Hombre y mujeres de bien, merecedores de la más elevada distinción de esta casa de estudios.

La cosecha de reconocimientos, con justicia, es elevada y digna de un país que ha dado tantos hijos e hijas talentosos. 40 de esos valores recibieron, desde octubre de 2004 a mayo de 2008, en jornadas de fiesta y protocolo institucional, el diploma y la medalla que los acredita como doctores horarios de LUZ.

El grupo de distinguidos es diverso y de fronteras amplias, con artistas, académicos de lujo, hombres y mujeres de letras, de ciencia, de salud, de arte. Una muestra de saberes tan disímil como la universidad misma.

Recordemos hoy esos instantes de gran solemnidad académica para distinguir a quienes desde la sencillez de su talento han sabido trascender y apuntar con honor sus nombres en ese gran inventario de vivencias que es la historia.

El primer doctorado de esta gestión fue entregado en noviembre de 2004 a tres ilustres profesores de la Facultad de Agronomía: José Joaquín Villasmil,

El juglar de la cotidianidad y la insigne escultora

En 2005 comienza un ciclo intenso de entregas de doctorados honoris causa y la primera ceremonia en abrir fuegos fue la del conocido juglar de la cotidianidad del Zulia, don Rafael Rincón González quien recibe la distinción en el Teatro Baralt. Este galardón reconoce los méritos de ese gran compositor saladillero, nacido en la calle Los Biombos, con una hermosa ceremonia realizada el tres de febrero de 2005.

El 10 de mayo de 2005, a solicitud de las facultades de Arquitectura y Diseño y Experimental de Arte, la escultora más genuina del país, Lía Bermúdez, con justicia, recibe el título de doctora honoraria por su incansable trabajo en pro del arte, la estética y la cultura de nuestra región.

En junio de 2005, Oladis Troconis, Eduardo Chorem, (ya fallecido), y Ramón Almarza, tres académicos que sacudieron las bases académicas de la Facultad de Ingeniería recibieron sus doctorados a solicitud de esa facultad en donde marcaron el avance de al ciencia y el amor por la enseñanza y la investigación.

El 22 de junio, el universal Víctor Fuenmayor, a solicitud de la Facultad Experimental de Arte, recibe el doctorado honoris causa que ha ganado palmo a palmo con una carrera pedagógica de más de 40 años. Fiel exponente de la poesía, de la narrativa, del ensayo, de la expresión corporal, con innegables aportes a la semiología y a la gerencia cultural.

El 18 de octubre de 2005 lo reciben Lydda Franco, (postmorten), y a César Chirinos, (José Ramón Silva Chirinos), a solicitud de la Facultad de Humanidades y Educación. Exponentes de la narrativa y la poética venezolana, siempre recibirán el aclamo del pueblo y la ecuanimidad del honor académico. La poetisa desafortunadamente ya fallecida y el polifacético narrador, un baluarte con más de 40 años de trayectoria, recibieron de LUZ su más preciado título académico.

El 10 de noviembre de 2005 fue entregado el doctorado honoris causa post morten a Domingo Labarca, fundador del Instituto de Filosofía del Derechos y de la Universidad Experimental del Sur del Lago, (Unesur).

Pilares de la música venezolana

El 14 de septiembre de 2006 ese hombre de petróleo y ciencia, Efraín Barberii, ya fallecido, a solicitud de la Facultad de Ingeniería recibió el doctorado honoris causa por sus valiosos aportes y en especial por ser considerado el padre de la Escuela de Petróleo de LUZ, primera de Venezuela.

En octubre de 2006, un grupo de baluartes de la música venezolana: Simón Díaz, José Antonio Abreu, Juan de Dios Martínez (post morten), Ciro Adarmes y el maestro Aldemaro Romero, quien falleció recientemente, recibieron la más alta distinción de LUZ. La algarabía de los tambores rompió con el protocolo académico y dejó que la música invadiera cada rincón del Teatro Baralt, para celebrar la entrega de cinco doctorados honoris causa otorgados a grandes celebridades de la expresión afrocaribeña, llanera, clásica y otras tonadas populares, que han enriquecido la cultura de Venezuela y el mundo.

Semanas después, Cecilia Bernardoni, mentora de la Fundación Innocens, recibe el doctorado honorario de LUZ por sus grandes méritos humanitarios y su ejemplo de entrega y solidaridad. Ella recibió con justicia la distinción otorgada por unanimidad a solicitud de la Facultad de Odontología.

El 22 de noviembre de 2006, la Facultad de Humanidades y Educación (FHE), por sus destacados méritos académicos y su extraordinaria condición humana, confirieron el doctorado honoris causa a Imelda Rincón Finol, Lino Conell, Virginia Pirela, Tito Balza Santaella, Arturo Andrés Roig, y la distinción post-morten a Justa Noemí García de Pérez y José (Cheo) González.

En marzo de 2007, Melchor Álvarez De Mon, autoridad mundial en medicina interna, oncología e inmunología y el destacado médico zuliano José Trinidad Martínez recibieron, en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, la más alta distinción universitaria a solicitud de la Facultad de Medicina por sus trayectorias investigativas, aportes científicos a la humanidad y sus virtudes humanas.

El 27 de julio de 2007, las autoridades de la Facultad de Medicina, entregaron el título de doctor honoris causa de LUZ a tres destacados médicos: Rafael Molina Vílchez, Roberto Romero Galué y Jorge García Tamayo, como un reconocimiento a su labor desarrollada durante el ejercicio profesional y por sus contribuciones en el desarrollo de la salud en el Zulia.

El 22 de noviembre de 2007 por primera vez se entregan doctorados honoris causa en la región falconiana. Los profesores Estanislao Chirino Irausquin, Francisco Colina Jatar y Teodoro Pinto Iglesias, tres hombres trascendentales en la historia del núcleo LUZ-Punto Fijo, por sembrar las bases de la academia en la Península de Paraguaná , recibieron la máxima distinción en el Club Miramar de Punto Fijo.

Honor a las letras y a la ciencia

La Facultad de Humanidades y Educación, (FHE), en asamblea extraordinaria, decidió que se otorgara el Doctorado Honoris Causa a Virginia Betancourt y al doctor Iraset Páez, (post Morten), por sus grandes aportes a las humanidades y a la promoción del libro y del hábito de la lectura. Betancourt Valverde es impulsora y pieza fundamental para la creación del Instituto Autónomo Bibliotecas Nacionales y de la red de bibliotecas públicas de país. Por su parte al profesor Iraset Páez Urdaneta destacó por su trayectoria como poeta, narrador, crítico, lingüista y ensayista.

El 2 de abril de 2008, le fue conferido el doctorado honoris causa a los doctores Eligio Nucette y Lilia Meléndez de Nucette y el doctorado post morten al recordado Romer Arapé García, en el salón Urdaneta del Hotel del Lago.

Asimismo, enmarcado en su cuadragésimo quinto aniversario la Facultad de Arquitectura y Diseño, se acordó distinguir con el doctorado honoris causa la labor de tres profesionales cuyo trabajo y dedicación constituyen parte importante de la historia arquitectónica de Maracaibo, de la Universidad del Zulia y del país: el ingeniero Jesús Garrillo, la arquitecto Ingrid Jacobsen y el diseñador gráfico Álvaro Sotillo. Este reconocimiento se realizó el 06 de mayo, en el auditorio Miguel Casas Armengol de la FAD.

A solicitud de la Facultad de Ciencias Veterinarias, (FCV), el 8 de mayo de 2008 le fue conferido el doctorado honoris causa a los profesores Cruz María Árraga de Alvarado, Eleazar Soto Belloso y Manuel Alvarado Morillo, en el auditorio «Dr. Ramón Parra Atencio» de esa facultad. La ceremonia formó parte de las actividades programadas para conmemorar el 43º aniversario de la FCV.

Fuente: http://www.luz.edu.ve/noticias/

A %d blogueros les gusta esto: