Curiosidades del Béisbol de las Grandes Ligas

“Eso es lo hermoso del béisbol, llegas al
juego y antes de éste nunca sabes lo que
podría ocurrir”.

Josh Willingham
(quién bateó dos jonrones con
las bases llenas el lunes
27 de julio de 2009)

Asombrarse es poco. Es un verbo que no resume todo lo que produce constatar las rarezas y albures que encierra la pelota. Pareciera que es inagotable y lo será, porque todos somos distintos y todos tenemos una visión diferente de la misma realidad. Esa riqueza de matices produce combinaciones de habilidad, estilos, creencias, actuaciones y un abanico de nuevas y jugosas peripecias y marcas. Observemos, amigo lector, algunas de los insólitos datos que encierra el béisbol y como éstos atraen tanto como las jugadas en vivo.

· Desde 1956, fecha en la que comenzó a entregarse el premio Cy Young, ningún lanzador lo ha ganado en su primera zafra y sólo cuatro pitchers, lo han ganado en su segunda: Fernando Valenzuela (1981), Saberhagen y Gooden (1985) y Tim Lincecum en la 2008. Ello es verdaderamente resaltante, ya que por allí han pasado Koufax, Seaver , Gibson, Ryan, Maddux, Johnson y Pedro Martínez.

· Sólo un jugador en la historia del juego iguala, e incluso supera, (simultáneamente) los registros de Carl Biggio de: 3060 HITS, 668 DOBLES, 1844 CARRERAS ANOTADA Y 1175 FLETADAS. Ese único pelotero es Stan Musial, quien logró: 3630 HITS, 725 DOBLES, 475 CUADRANGULARES, ANOTÓ 1949 CARRERAS Y FLETÓ 1951.

· Únicamente dos peloteros han llegado a batear, antes de los 26 años, un total de 222 jonrones. Ellos son: Eddie Mathews y Jimmie Foxx, ambos a los 25 años. El segundo comenzó en Grandes Ligas a los 17; el primero a los 20 años.

· El venezolano Dioner Navarro, catcher de Tampa Bay, es el único receptor en la historia de la gran carpa en iniciar y terminar un triple play. El excelente periodista Humberto Acosta lo trajo a colación, durante el Spring Trainning 2008. En la temporada 2007, en un juego ante Seattle, ese equipo colocó corredores en la esquinas (José Celestino López, otro venezolano corría en tercera), el bateador que estaba en dos strikes en una entrada sin outs, abanicó el tercer strike y allí comenzó la cosa: Dioner en su mascota, completa el primer out; el corredor de primera arranca para segunda y con un certero disparo lo hace out; José Celestino arranca hacia la goma, cuando el disparo del segunda base de Tampa Bay, en tiro preciso, lo deja frío en el plato. De esa manera se produjo esa curiosa jugada del béisbol, protagonizada por nuestro compatriota Dioner Navarro.

· En el bateo de la escalera, la presencia latina comenzó el 20 de mayo de 1970, hace exactamente 39 años. El inmortal Rod Carew, jugando con Los Mellizos lo hizo. A Carew le siguió (logrando en par de oportunidades) César Cedeño (1972-1976), completando ese trío inaugural el versátil César Tovar (primer criollo en lograrlo). Luego de esta terna de grandes chocadores de bola, se incorporaron : Candy Maldonado (1987), Andújar Cedeño (1992), Tony Fernández (1995), Neifi Pérez (1998), José Valentín (2000), Miguel Tejada (2001), Vladimir Guerrero (2003), José Reyes y Carlos Guillén (2006) y, por supuesto, Carlos Gómez (2008). 13 latinos en más de cien años de Grandes Ligas.

· ¿Sabía Ud. que Ichiro Suzuki es el único pelotero en batear un jonrón dentro del campo en Juego de Estrellas y que Fred Lynn es el único en haber disparado un Grand Slam en este tipo de partidos de Todos Estrellas ?

· El único pelotero en batear dos triples, en un mismo Juego de Estrellas, es Rod Carew.

· Jim Rice, recién exaltado al Salón de la Fama, es el único jugador que ha bateado dos veces en el mismo inning en un Juego de Estrellas.

· Jesse Burket, tiene el récord de Grandes Ligas de jonrones dentro del campo, con 55.

· En la historia del juego, ningún pitcher ha participado en más partidos (no necesariamente abriendo) en una temporada como Mike Marshall, quién en 1974 jugando con los Dodgers intervino en 106.

· Hay tres jugadores de Los Yankees que comparten una curiosa marca: Joe Dimaggio (1936), Joe Pepittone (1962) y Cliff Johnson (1977), dieron dos jonrones en un mismo inning; ello sucedió contra Medias Blancas, Kansas City y Los Azulejos, respectivamente.

· En 1904 el lanzador de Los Cardenales de San Luis, Jack Taylor estableció un récord de Grandes Ligas, que se mantiene (y lo hará por siempre, dado los cambios en el béisbol con el uso de abridores, intermedios, cerradores) hasta el presente: logró 39 juegos completos en forma consecutiva. Fácil. ¿No?

· Fernando Tatis (ahora con Los Mets) el 23 de abril de 1999 largó dos jonrones con bases llenas en el mismo inning. ¿La víctima? Chan Ho Park. Por cierto, Bill Mueller es el único jugador en la historia en dar dos Grand Slams en un mismo juego bateando a ambas manos.

· Juan Vené, en su sabroso libro de anécdotas de la pelota nos refiere que, por recomendación de Jason Giambi en la 2008, y para romper una cadena de derrotas, todos los jugadores de los Yankees de Nueva York vistieron prendas femeninas para jugar al campo. Giambi sugería pantaletas color dorado para romper slumps.

· El mundo del béisbol es profundamente supersticioso. Cuenta Vené, en el referido libro, que Orestes “Minnie” Miñoso (QUIEN JUGÓ A PARTIR DE 1949 EN LAS MAYORES) se bañaba después de cada juego sin quitarse el uniforme. En una ocasión lo hizo accidentalmente y se fue de 4-3 al día siguiente. Desde allí comenzó con su ritual.

· En más de cien años de Grandes Ligas, hay una marca que sigue vigente desde 1925: Ken Williams, jardinero de los Browns de San Luis, arribó en esa temporada a las primeras 100 empujadas (curiosamente terminó fletando 105) en apenas 102 juegos. Se le han acercado en la marca: Rudy York (1937, 104), Albert Belle (1994, 106), Al Simmons (1927, 106), Kirby Puckett (1994, 108), Jeff Bagwell (1994, 110), Joe Carter (1994, 110). EL año 1994 fue pródigo en empujadores a buen ritmo. Albert Pujols, al momento de escribir esta nota, lleva 91 fletadas en 100 partidos. Tendría que empujar nueve rayitas en dos partidos para igualar a Williams. ¿Ud. qué cree? ¿Lo hará?

· Cy Young estableció una marca indeleble en 1904: tuvo una seguidilla de 25 innings y un tercio sin permitir hits (ese fue aprovechando un juego perfecto y luego, teniendo una seguidilla de 16,1 entradas más).

· Otro: Maury Wills en 1962 (justo en el año en que fue MVP de la Nacional) estableció una curiosa marca: participó en 165 juegos en la temporada regular. ¿Cómo pudo ser eso si las temporadas, desde esa época, están conformadas por 162 juegos? Los Dodgers y Los Gigantes terminaron empatados y hubo que dilucidar en tres juegos extras. Al final, se titularon los de San Francisco y avanzaron a la Serie Mundial que perdieron en siete juegos ante Los Mulos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: