Desarrollo Marítimo Venezolano destruído

Si hay un sector que está literalmente destruido, es el Sector Marítimo. Luego de 13 años, cualquier control de gestión, indicaría resultados deprimentes para quienes hemos contribuido al forjar el Poder Marítimo en Venezuela.

Con el Nuevo Derecho del Mar, Venezuela incrementó su territorio marítimo, aun no totalmente delimitado, y sin embargo con una extensión aproximada de 762.0000 Km2. El Poder Marítimo de un Estado consiste en la materialización en poder económico de los recursos del Mar. A estos los denominamos Intereses Marítimos.

La Geopolítica, nos enseña, la contención que se debe ejercer a las presiones que recibe un Estado, en las áreas de interés estratégico, en beneficio del equilibrio de poder con los países vecinos. En lo que respecta a la fachada Caribe, Venezuela limita con 13 países, de los cuales ya han sido delimitados las áreas marinas y submarinas en un 63% y el resto de los países como Granada, Saint Vincent, Dominica, St Kittis Nevis, Monserrat y Santa Lucia, anglo descendientes, aun no han sido delimitados por un histórico desconocimiento de nuestros derechos y condición internacional de Isla Aves, reconocida por otros países como isla. Con Colombia, por el Golfo de Venezuela, como nuestro principal histórico y legal litigio fronterizo y en nuestra fachada Atlántica, con Guyana, que lamentablemente y por entrega de Soberanía por parte de este Gobierno, ha intentado desconocer nuestros históricos y legítimos derechos sobre el territorio Esequibo.

Esta indefinición fronteriza crea mucha incertidumbre y, a la vez, desconocimiento de la real capacidad para desarrollarlos. No hacerlo, es perderlos, ya que estos serán explotados por países vecinos, especialmente cuando se tiene tan amplias deficiencias en la operatividad de una Armada, cuya función debe estar primigeniamente ligada a la defensa de los intereses marítimos: y en los últimos trece años, la han empleado solamente para funciones de apoyo social. En este análisis vamos a presentar una corta situación general de cada uno de los Intereses Marítimos, para demostrar cómo han sido destruidos por el Gobierno:

Marina Mercante. Totalmente en manos de extranjeros. La flota mercante carece del tonelaje adecuado para un país con las características de amplitud del territorio marítimo. Los permisos a manos abiertas para conceder bandera extranjera, donde deberían operar solamente buques con bandera venezolana, corren a diario entre subterfugios y corruptelas, en contra leyes vigentes, colocando nuestra capacidad en total desconcierto. No hay un solo kilogramo de carga, en esta trágica época de dependencia casi absoluta de las importaciones, que se transporte en buques de bandera venezolana.

Marina de Pesca. Paralizada y destruida aviesamente por decretos y leyes de reciente decisión. También una entrega de este Interés Marítimo, viola nuestra soberanía. BOLIPESCA, es una empresa de pesca, creada por Venezuela, pero con un 50% accionario y de operación, en manos de inherencia cubana. Destruìdas las flotas de pesca de Rastropesca, Pargo Mero y las Palangreras tanto en Oriente (Cumaná) como en Occidente (Punto Fijo), los puertos abandonados, los centros de acopio, distribución y empresas pequeñas de apoyo logístico, han cerrado operaciones.

Puertos. En total abandono. Poca infraestructura moderna para aligerar las cargas, para incrementar las operaciones portuarias de transporte, almacenamiento y distribución. Los puertos son administrados por la empresa BOLIPUERTO, de origen Cubano Venezolano, con total inherencia de esta nación extranjera. Este Subsector maneja altos niveles de corrupción y administración ineficiente. Permisividad extrema con el narcotráfico, además de la violación tácita de la Soberanía.

Marina Deportiva. Paralizada en las grandes marinas. Embarcaciones deportivas que pueden convertirse en un mercado turístico, han paralizado sus operaciones por falta de incentivos al desarrollo y adecuadas medidas de facilitación de repuestos y políticas públicas, que permitan esta afición tan sana para el desarrollo marítimo.

Investigación del Mar. Hasta la Fundación La Salle, ha dejado de trabajar con todo su potencial. No hay incentivos para los Museos Marítimos, los Acuarios y en general todo lo que significa cultura marítima.

Educación Marítima. Sin ninguna evolución sobre lo que existía en 1999. Se creó la Universidad del Mar y es la misma Escuela Náutica, pero ideologizando a sus integrantes con doctrinas socialistas.

Industria Naval. Relegada solo al eterno DIANCA, el cual no es capaz, en estos momentos, de reparar a tiempo ningún buque que llega a la única fosa. Se han perdido miles de puestos de la Industria metalmecánica, cientos de carpinterías y muchas empresas de repuestos navales en Puerto Cabello, por la carencia de relaciones adecuadas con la comunidad y por preferir importar estos importantes componentes de la Industria Naval.

Y así, amigos todos, pasa igual con el Derecho Marítimo, con las Empresas de Comercio Marítimo y lo más patético, con nuestras Dependencias Federales, abandonadas, sin apoyo logístico, sin desarrollo turístico; y ahora con esa efímera y triste ilusión sobre la creación del Territorio Insular Miranda, que solo sirve para impulsar más burocracia y engañar a este noble pueblo.

Pueblo, despierta, te siguen destruyendo tu país.

Con el Nuevo Derecho del Mar, Venezuela incrementó su territorio marítimo, aun no totalmente delimitado, y sin embargo con una extensión aproximada de 762.000 Km2. El Poder Marítimo de un Estado, consiste en la materialización en poder económico de los recursos del Mar. A estos los denominamos Intereses Marítimos.

Fuente: [email protected]

(*) Vicealmirante. Dr. en Administración.

A %d blogueros les gusta esto: