Dientes limpios … dientes sanos

(MiSalud.Online.Febrero,2007) La relación entre dientes limpios y dientes sanos es directamente proporcional. Nosotros no podemos influenciar en los factores genéticos ni hereditarios, pero sí en los ambientales, y esto significa que podemos crear un buen ambiente en nuestra boca si tenemos precaución de mantenerla limpia.
· Los dientes y las encías necesitan de un buen entorno, léase de una buena higiene, ya que utilizamos los dientes no solo para masticar, sino para muchas otras funciones como hablar, comunicarnos, sonreír, amar… Qué menos que les dediquemos unos cuantos minutos al día; si lo pensamos, con todo lo que nos ofrecen solo nos requieren unos 10 minutos de mantenimiento al día.
· Este mantenimiento consiste simplemente en cepillarlos después de cada comida para arrastrar los restos de alimentos y la placa bacteriana de la superficie de los dientes, y evitar que esta ataque a las estructuras dentales, produciendo caries y problemas de encías.
· Es muy importante el uso de la seda dental; en inglés existe un verbo solo para este gesto «To floss». La seda dental sirve para eliminar los residuos de los alimentos entre los dientes, sobre todo cerca del borde de las encías, ya que permite limpiar los lugares donde no llega el cepillo.
· Su utilización consiste en hacer un movimiento como de sierra para insertar la seda entre los dientes, y una vez que se llega a la encía hacerla entrar por debajo de esta al nivel de un diente y después del vecino, todo ello de una manera suave.
· Esta acción hay que repetirla entre todos los dientes. Después cogemos el cepillo como si fuera un lápiz, ponemos una cantidad suficiente de pasta, que no por ser excesiva va a limpiarnos mejor. Se coloca el cabezal del cepillo a lo largo de los dientes con las puntas de los filamentos en ángulo de 45 grados contra el borde de las encías. Las cerdas del cepillo deben estar en contacto con la superficie dental y la encía, haciendo un movimiento de arriba abajo en el maxilar superior o de abajo arriba en la mandíbula, o sea de encía a diente.
· En la zona de masticación el cepillado se moverá en sentido horizontal y con movimientos cortos; la superficie dental externa de las muelas se cepilla con un movimiento rotatorio de adelante hacia atrás. La duración del cepillado debe ser de 3 minutos.
· Es muy importante cepillar la lengua para eliminar las bacterias que producen el mal aliento, ya que la lengua está llena de vellosidades.
· También es muy importante que no cepillemos los dientes en sentido horizontal pues podemos dañar las encías y las raíces dentales, pudiendo producir unos desgastes generadores de sensibilidad a los alimentos fríos y calientes.
· Los cepillos eléctricos que se comercializan en el mercado son muy aconsejables, puesto que hacen un movimiento rotatorio y una vibración que son altamente efectivos siempre que se mantenga el tiempo necesario.
· Cuando sangran las encías es signo de que requieren un cepillado más profundo y una consulta con el dentista.
· Las pastas dentales que existen en el mercado son muy variadas, hay diferentes tipos según las necesidades: para dientes sensibles, para encías sensibles, blanqueadoras, naturales, con componentes de plantas y remedios naturales, etc.
· El uso de colutorios no es aconsejable de manera sistemática, sino cuando se tiene necesidad de ellos: por ejemplo, cuando existe una inflamación de las encías o un problema de irritación o de aftas.

A %d blogueros les gusta esto: