Nuestros Llanos

Guárico, Apure, Barinas, Portuguesa y Cojedes son los estados llaneros de Venezuela. Desde San Juan de los Morros hasta San Fernando de Apure y los esteros de Camaguán, en un cuadrado que toca a Barinas, Guanare y San Carlos cruzando varios poblados en todas las direcciones, se llega a la ruta del joropo, el arpa, cuatro y maracas. Es una tierra ruda donde sus habitantes están acostumbrados a los rigores de la naturaleza, ya sea un calor implacable o un invierno interminable que inunda todas las sabanas. En los llanos venezolanos tienen su hábitat natural una amplia variedad de especies de avifauna, por lo cual es el lugar preferido por los observadores de aves.
Otras especies típicas de esta región son los caimanes, el capibara o chigüire, el venado, las nutrias, la gigantesca anaconda, las pirañas y muchas otras especies de animales. El turista puede admirar los caudalosos ríos que atraviesan estas tierras, entre ellos el Apure, el Meta, el Arauca y el Capanaparo. El visitante podrá disfrutar de manifestaciones folclóricas típicas como los toros coleados y los bailes típicos, y degustar la exquisita gastronomía local incluyendo la carne en vara, los quesos frescos o saborear la leche recién sacada del ordeño.
Ahora bien, un aspecto importante a considerar a la hora de viajar a nuestros llanos consiste en el alojamiento y los servicios ofrecidos por los distintos hatos, posadas y hoteles existentes. Así pues, nosotros les podemos garantizar que obtendrá un trato y atención esmerada en la siguiente opción de alojamiento al viajar al estado Apure:
Hato El Cedral, Estado Apure
El Cedral es un hermoso hato ganadero y un importante centro turístico para el novedoso y creciente sector del ecoturismo. Está ubicado en los llanos bajos del Estado Apure.
Turistas de aventura, investigadores, ecologistas, naturalistas y observadores de aves son los principales visitantes de El Cedral, quienes disfrutan de una maravillosa e inolvidable estadía con un paisaje excepcionalmente bello y una esmerada atención.
Con una extensión aproximada de 53.000 hectáreas, la vida silvestre del hato es espectacular. Se han identificado aproximadamente 340 especies de aves entre las que destacan corocoras rojas, gabanes, guacamayas, chenchenas y garzas.
La fauna es rica en mamíferos y reptiles. Se pueden observar zorros, osos palmeros, venados, delfines de río, monos, cunaguaros, pumas, cocodrilos, caimanes y culebras de agua. Especial mención tienen los chigüires -el mayor roedor del mundo- con una población aproximada de 20.000 ejemplares.
Entre sus instalaciones el hato cuenta con una piscina, cómodas cabañas con aire acondicionado y un grato comedor donde combina la comida criolla con la internacional. Teniendo incluso facilidades de teléfono y fax.
Si usted es un turista ecológico que le gusta la aventura y el ecoturismo, entonces el Hato El Cedral se puede convertir en su destino ideal para sus próximas vacaciones.

Artículo bajado de: www.venezuelaturistica.com

A %d blogueros les gusta esto: