El Área de Postgrado de FACES de la UC y las necesidades de transformación en favor de su Responsabilidad Académica

Toda institución educativa,  plenamente identificada con su gestión, responsabilidad social, capacitando profesionales, especialistas que el país requiere en los distintos programas que ofrece, no puede descuidar su misión y debe avalarse de profesionales con academicismo  que garanticen que esto se logre, sobre todo sabiendo aprovechar las oportunidades, afrontar las amenazas, dar paso a cambios, transformaciones que siempre garanticen el mantener firme la excelencia académica a la que se esta comprometido.

No pueden los postgrados, mas,  en el caso que nos concierne,  el de FACES de la Universidad de Carabobo, que tiene un considerable tiempo de vida ofreciendo sus servicios, descuidar el actual escenario de la realidad  de la educación superior del  país, que deja mucho que decir en lo concerniente a su excelencia y calidad académica. Se requiere de planificaciones que permitan consolidar, a través de buenos programas actualizados,  rescatar la excelencia académica que  se ha descuidado, mucho de ello consecuencia de la improvisación, poca atención, responsabilidad, seriedad a  la gestión que en los últimos tiempo se ha estado realizado y que ha deteriorado significativamente el compromiso de un  postgrado, de capacitar, formar profesionales en sus distintas especialidades con los conocimientos, herramientas modernas que contribuyan a que las organizaciones, empresas en donde prestan sus servicios, puedan contrarrestar las deficiencias de los planes que  afloran constantemente, producto de la pobre  visión de actuación del Gobierno en saber aprovechar las fuerzas productivas del país en todos sus aspectos.

Es necesario generar cambios, transformaciones en todos los sistemas de funcionalidad del postgrado, desde lo administrativo que deja mucho que decir, como en lo académico, requiriéndose actualizar los programas que ofrece en todas sus especialidades, aun incluyendo los doctorados. Se requiere de una nueva aportación de los distintos programas con un nuevo perfil del egresado, plenamente capacitado y capaz de saber utilizar las Tic, utilización optima del pensamiento sistémico, que le permita saber interpretar las oportunidades que se dan ampliamente en el país, axial como  saber afrontar las amenazas, generar nuevas habilidades, destrezas que conlleven a propiciar la utilización correcta de las oportunidades que se dan.

No se puede permanecer anclado en el viejo tradicionalismo, con  una enseñanza que deja mucho que decir de acuerdo a las exigencias de los nuevos escenarios; se necesita de nuevas metodologías que sepan aprovechar, utilizar las nuevas tecnologías comunicacionales,  redes de negocios, comerciales, educativas  que den paso a nuevas metodologías investigativas que conlleven a obtener resultados favorables.

El Área de Postgrado requiere de acuerdo a su comportamiento organizacional del presente, al clima que se ha generado desde hace tiempo, una reestructuración en su funcionalidad, un nuevo modelo de gestionar, cambiando  sus sistemas administrativos, dependencia del comportamiento de la gestión educativa de la Facultad y de la misma Universidad, que dejan mucho que decir,  a fin de gestionar con mas amplitud su oportunidad, servicios, alcance, que le beneficie en favor de su objetivo.

La nueva directora del postgrado,  Dra. Magna Cejas, no puede permanecer anclada al tradicionalismo de la funcionalidad de un postgrado que se ha deteriorado  desde hace tiempo; debe dar paso a nuevos equipos de trabajo, que conlleven a reestructurar los programas que ofrece, su funcionalidad, seleccionando a profesionales comprometidos con una Institución  que garantice calidad académica, investigativa, avalado de los conocimientos modernos y de las nuevas herramientas que han surgido, no permitiendo que sus docentes todavía comuniquen conocimientos no actualizados y apegados a metodologías investigativas que dejan mucho que decir. Debe preocuparse por garantizar que cada programa realmente forme a profesionales que conlleven a proporcionar conocimientos, innovaciones, creatividad que favorezcan a las empresas, instituciones en donde prestan sus servicios, axial como vincular, proyectar mas la relevancia de que el Postgrado de Fases  mantenga un proactiva vinculación con los sectores que requieren de estos profesionales. Tener muy presente el saber utilizar al Postgrado como una unidad de negocio que le favorezca en su funcionalidad.

No pueden los postgrados, las Facultades, las mismas Escuelas de una Universidad, funcionar como lo han venido haciendo, con equipos de trabajo en donde sus miembros, muchos de ellos,  no garantizan academicismo, transformaciones, cambios, modernidad,  producto de su selección sobre la base de la amistad, de los compromisos familiares y políticos. Hay que generar cambios radicales y darles oportunidad a profesionales avalados por su academicismo, formación, experiencia, ética, compromiso, responsabilidad y con ello se podrá lograr rescatar la excelencia académica, en donde los profesionales que se forman, puedan dar paso a una nueva cultura profesional que Venezuela esta demandando desde hace tiempo.

De no generarse las transformaciones bien planificadas, apoyadas de estrategias factibles, bien evaluadas en su alcance, el Postgrado de Faces, lamentablemente perdería todo esos esfuerzos que algunos directivos, docentes en el pasado hicieron en favor de que en el presente, este alcanzaría su optima funcionalidad, garantizando profesionales que con su desempeño se obtengan  buenos resultados.

Habrá otras oportunidades,  en donde expondremos algunas sugerencias de como deben funcionar de acuerdo a la realidad política, económica, cultural que esta afrontando Venezuela.

Web: www.carmorvane.com

A %d blogueros les gusta esto: