El cíclico devenir de la historia en EE.UU. (Primera Parte)

Así, Obama y Kennedy pasarían a la historia como fenómenos sociológicos que mediante la utilización masiva e inteligente de los nuevas tecnologías audiovisuales para explotar su innegable carisma personal, telegenia y poder de la Palabra, habrían logrado que dos personas sin experiencia ni ideario político conocido, se convirtieran en iconos de masas, insuflaran vientos de cambio y devolvieran la ilusión y la esperanza a una sociedad americana hundida en la recesión y con lacerantes desigualdades, Obama basó su propaganda en el uso de la plataforma multimedial que desplegó en su campaña electoral (básicamente en el uso del portal Youtube y de sus apariciones en horario «prime» de televisión repitiendo hasta la extenuación el pegadizo lema («YES, WE CAN») apoyado en la exuberante liquidez monetaria conseguida mediante cuestaciones populares en Internet y aportaciones de empresas y corporaciones privadas, emulando el famoso debate televisivo Kennedy-Nixon de 1960 en el que 70 millones de espectadores presenciaron el primer debate presidencial transmitido por televisión en la historia de los EE. UU., debate que marcaría el inicio del uso de los medios audiovisuales por parte de los candidatos presidenciales para, mediante el impacto mediático, suplir el desconocimiento de su programa electoral por parte de los electores o la simple inexistencia del mismo.

RASGOS POLÍTICOS:

Entrega por parte de la CIA de «regalos envenenados» bajo la envoltura de prisión de Guantánamo y proyecto de invasión de la Bahía de Cochinos: Obama firmó la Orden Ejecutiva para cerrar Guantánamo en un año, pero sus asesores buscan ahora los mecanismos legales para finiquitar un espacio virtual fruto de la ingeniería jurídica del llamado «Comité de Guerra» (nombre en clave del selecto grupo de juristas y asesores que trabajaron a las órdenes de la Troika formada por Rumsfeld, Hayden y Cheney verdaderos detentores del Poder durante el nefasto mandato de George W. Busch). Sin embargo, el enmarañado proceso legal que se avecina podría retardar el finiquito de dicho «limbo jurídico», rememorando el plan de la CIA durante la administración de Eisenhower para derrocar al régimen de Fidel Castro y la posterior y fallida invasión de la Bahía de Cochinos por Kennedy (abril, 1961).

Acusada inexperiencia política plasmada en actos como la decisión de Obama de desclasificar documentos secretos que involucran a la CIA en técnicas de interrogatorio basadas en la tortura física y psicológica y que le habría granjeado la peligrosa enemistad de la Troika formada por Rumsfeld, Hayden y Cheney, (reviviendo el craso error de cálculo de los hermanos Kennedy al menospreciar como rival a Hoover y al enfrentarse abiertamente a su poder omnímodo), por lo que no sería descartable la gestación de una trama endógena que podría terminar por reeditar el Magnicidio de Texas (Kennedy, 1963).

Elección como Vicepresidentes a Senadores por Texas y Delaware con contrastada experiencia (Lyndon B. Johnson y Joe Biden) para contrarrestar su juventud e inexperiencia política, los cuales deberán asumir la Presidencia del País por motivos trágicos (Magnicidio), triunfando en posteriores elecciones presidenciales y condenando de paso al ostracismo político al Partido Republicano inmerso en luchas intestinas y lastrado por la nefasta gestión de sus antecesores y haciendo cristalizar las iniciativas inconclusas de sus predecesores (Aumento de la cobertura Sanitaria, Proyecto de Revitalización de la Educación Pública y Ley de Inmigración).

POLÍTICA EXTERIOR:

Instauración de la política de la » Coexistencia Pacífica» de Kennedy, tras superar escenarios de Guerra Fría con Rusia: La primera prueba de fuego será la Renovación del Tratado Start I (Tratado de Reducción de Armas Ofensivas Estratégicas) y caso de truncarse el acuerdo la tensión podría incrementarse con el proyecto de EE.UU. del Escudo de Misiles Antibalísticos (NDM) que estaría operativo en el 2011 y que sería presumiblemente respondido con la instalación por parte de Rusia de misiles ISKANDER en Kaliningrado y podría concluir con la firma de un nuevo Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (FACE), (reviviéndose la Crisis de los Misiles de Cuba y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962).

Notable distanciamiento en política exterior de Francia, En el escenario europeo, podríamos asistir al final de la luna de miel de Sarkozy y Obama debido a su desacuerdo con la Administración Obama en temas puntuales, pues tras la constitución en Israel de un Gobierno poco proclive a las tesis palestinas no sería descartable que a medio plazo la UE se viera obligada a revisar los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel.

Asimismo, podríamos asistir al inicio de una nueva Guerra Comercial UE-EE.UU. a raíz de la imposición por ambos países de medidas proteccionistas a la importación de productos agropecuarios bajo el eufemismo de medidas fitosanitarias adicionales Finalmente, el proyecto de EE.UU. del Escudo de Misiles Antibalísticos (NDM sería visto por varios dirigentes de la UE como una pérdida de la soberanía europea, especialmente por Sarkozy, (reviviendo el proyecto de Kennedy de partnership entre los EE.UU. y Europa para proveer al Reino Unido de misiles Polaris de julio de 1962), no siendo descartable una tardía reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de las tropas francesas de Afganistán antes de las Presidenciales del 2012 y en la posterior salida de las estructuras militares de la NATO. (emulando a De Gaulle).

En Turquía podría reeditarse el Golpe de Estado de 1960 que acabaría con el mandato democrático del AKP (partido de tendencia islamista conservadora pero a la usanza de los partidos democristianos europeos) debido a la alta inflación, galopante tasa de paro y una deuda desbocada, surgiendo posteriormente un sistema político fracturado que producirá una serie de coaliciones de gobierno inestables en el parlamento turco.

Enfriamiento de las relaciones con Israel: A pesar de contar Kennedy con el apoyo explícito del lobby sionista para lograr su elección presidencial, (recibió 500.000 dólares para su campaña, y el 80% del voto judío) y tras intervenir ante el AIPAC y garantizar el tradicional apoyo incondicional de EE.UU. y autorizar la primera gran venta de armamento estadounidense a Israel en 1963, su mandato se caracterizó por un enfriamiento de sus relaciones con Ben Gourion.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: