El Dr. Manuel R. Egaña

¿Cómo podríamos calificar a un funcionario público que, a lo largo de 50 años creó la arquitectura funcional (fundador) del Banco Central de Venezuela, colaboró en el diseño de la política y ley de Hidrocarburos y aportó hasta sus últimos días a la orientación de la materia petrolera y el aseguramiento del desarrollo industrial y agrícola del país? Esta larga pregunta conduce un nombre, que muchos desconocen y al que mucho debemos todos, sin excepción: Manuel R. Egaña.

El doctor Egaña, abogado convertido por fuerza de las circunstancias (recuérdese que los estudios formales de esa disciplina se iniciaron en Venezuela a mediados de los 50) en empírico y emprendedor economista, mantuvo entre 1936, fecha en la cual participó en el celebérrimo plan de Febrero del gobierno del general López Contreras hasta 1985, año de su desaparición física, toda una suerte de influencia altamente benéfica sobre nuestro desenvolvimiento económico como nación.

Nacido Egaña el 24 de enero de 1900 en la llamada para esa época Atenas del Llano, Zaraza (estado Guárico), se convirtió junto a hombres de la talla de Picón Salas, Adriani y Briceño iragorry, en uno de los cuatro pilares del pensamiento progresista nacional, en un país que emergía del mal sueño de la dictadura gomecista y se asomaba a un mundo circundante que le llevaba más de tres décadas de ventaja en muchos órdenes. Desde ese despertar comienza para el Dr. Egaña su paso por la administración pública como Ministro de Fomento. Desde ese cargo junto a Alberto Adriani inicia lo que se denomina la reforma de Venezuela, un llevar al país a los albores de la modernidad. Para 1941, en la Memoria del Ministerio esboza Egaña las diez directrices fundamentales para administrar la industria petrolera nacional.

Además de su preocupación financiera y en el área de hidrocarburos, el Dr. Egaña fue un estudioso de nuestros espacios geográficos y distribuciones territoriales. En este sentido escribió un sinnúmero de artículos en El Nacional y El Universal, con proyectos y planes. De estas ideas es importante resaltar una, sobre la que por cierto no se le prestó atención. En su biografía del Dr. Egaña, el Econ. Luis Xavier Grisanti relata: “A los 75 años de edad acudió a la Comisión de Agricultura y Políticas del Senado de la República para exponer su idea sobre el desarrollo agroindustrial de la Cuenca de Unare y su propuesta de construir un canal que uniera el río Orinoco con el Mar Caribe a la altura de Clarines, convirtiendo este pueblo en un gran puerto internacional y en un polo industrial del Oriente venezolano, región vista por el doctor Egaña como inferior en grado de desarrollo con respecto a las más próspera región Occidental del país, incluido los Andes”.

En 1959, el presidente Betancourt lo designó como embajador en Canadá. Durante su estadía en tierras del norte, el Dr. Egaña observó las similitudes que existían entre nuestra faja bituminosa y los yacimientos de Alberta en ese país. A raíz de su residencia en Canadá, se establecieron acuerdos conjuntos para evaluar este tipo de yacimientos y compartir experiencias. Cuando se aproximaba el momento de la nacionalización petrolera, fueron variadas y muy valiosas las recomendaciones de esta conciencia viviente de la economía nacional.

Como persona, el Dr. Egaña siempre fue muy leal y consecuente, cuenta el Dr. Ramón J. Velásquez que al momento de despedir del país al malogrado candidato presidencial, Dr. Diógenes Escalante; sólo estaba su amigo de de siempre, Manuel R. Egaña; ello contrastó con la multitud que había recibido semanas antes al que virtualmente era Presidente electo de los venezolanos.

Manuel Egaña convirtió su existencia en una ofrenda al país. Un ser que dignificó aquella cita de Einstein: “En lugar de ser un hombre exitoso, busca ser un hombre valioso: lo demás llegará naturalmente.”

Huelga decir que en el ahora necesitamos de hombres de la voluntad, talento y probidad del Dr. Egaña para salir de este nuevo y profundo atolladero en el que nos encontramos como nación.

Direcciones-E: [email protected]@jamedina1

A %d blogueros les gusta esto: