El ecommerce dispara los envíos

El sector de envíos y logística ha sido uno de los más favorecidos durante la crisis debido fundamentalmente al considerable aumento experimentado por el ecommerce. El mayor protagonismo del consumidor final ha provocado la aparición de nuevas categorías y mayores exigencias operativas.

Envios y logística en el ecommerce

El acelerón digital que supuso la pandemia trajo, entre otras consecuencias, un boom del comercio electrónico como nadie esperaba. A nivel mundial se calcula que se incorporaron más de 15 millones de usuarios, entre los que estaban franjas de edad que nunca antes habían usado el ecommerce, como es el caso “del eshopper senior, compradores online mayores de 55 años, un perfil cuyo impacto en el sector hasta el año pasado era casi residual. También hemos visto cómo categorías de productos con poca presencia en el mundo online han dado un vuelco con respecto al periodo pre-covid, como la ferretería y construcción o el sector de la alimentación. “En SEUR frío, por ejemplo, hemos llegado a registrar incrementos del 70% debido, principalmente, a que muchas empresas del sector cambiaron su modelo de negocio del B2B al B2C,” explica Benjamín Calzón, director de Excelencia en Operaciones en SEUR.

Éste es otro de los grandes cambios que ha experimentado el sector en los últimos tiempos: “Hemos pasado de un mercado B2B predominante a un B2C donde la experiencia de compra marca el nivel de exigencia de los servicios. Para ello ha sido imprescindible crear entregas más personalizadas y adaptar la tecnología a una manipulación más ágil”, insiste Jesús Cantín, director de Ventas de Envialia. Algo en lo que coincide Josefa Bellver, directora Comercial de MRW: “Antes de la pandemia, las entregas cuyo destino final era una empresa suponían entre el 60 y el 65% del total. Ahora estamos casi en un 50% B2B y 50% B2C”.

Un dato que se repite en todas las operadoras. “En el caso del B2C, la red internacional de DHL Express incrementó sus volúmenes en 2020 en un 40% respecto al año anterior. Pero esta aceleración del comercio electrónico va a extenderse también al B2B, ya que, según el último estudio realizado por DHL Express, para 2025, el 80% de las interacciones en ventas B2B entre proveedores y compradores profesionales se realizará a través de los canales digitales”, explica Nuno Martins, director Marketing & Comunicación DHL Express España.

Y ahí entra en liza otra cuestión: la incorporación de todo tipo de comercios y negocios (grandes, pequeños y de cualquier sector) Esta incorporación ha supuesto la entrada de nuevas categorías en el comercio online, “como el de la alimentación o el de los productos de ocio, tecnología, deportes, bricolaje, oficinas, etcétera, han experimentado incrementos importantes. En el mercado global, España ha tenido un crecimiento del 50% en este canal, bastante por encima de la media europea”, recuerda Javier Ballesteros, CEO de Llewo.

“La expansión del ecommerce ha permitido que muchos retailers o comercios que no contaban con el canal online, no hayan tenido más remedio que incorporarlo a su abanico de servicios y, sobre todo, que muchos productos hayan conseguido mayor popularidad no solo entre los consumidores online ya activos sino entre los nuevos”, insiste Luis Ángel Flórez Sañudo, cofundador y XL Director de Method-Logistics .

Resumiendo: el ecommerce es la gran oportunidad para la logística. Según un estudio del Observatorio Sectorial DBK publicado por Mondial Relay, el volumen de ingresos que generó el negocio relacionado con el ecommerce al sector logístico alcanzó los 2.300 millones de euros en 2020, un 24,3% más que el año anterior. Y a nivel mundial, el sector movió nada menos que 100.000 millones de paquetes en 2020 (“Cadena de Suministro Tendencias 2021”).

Con información de Julia Coronas, en emprendedores.es

Imagen de siala en Pixabay

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: