El Equipo necesario y la Alquimia

“..Venezuela , pese a su historia portentosa,
resulta desde cierto ángulo un pueblo anti-histórico,
por cuanto nuestra gente no ha logrado asimilar
su propia historia en forma tal que pueda hablarse de
vivencias, uniformes y creadoras que nos
ayuden en la obra de incorporar a nuestro acervo
fundamental, nuestros valores de cultura, cuyos
contenidos y formas, por corresponder a grupos históricamente
disímiles del nuestro, puedan, por aquella
razón, adulterar el genio nacional .”

Mario Briceño Iragorri

Como siempre sus reflexiones son lúcidas y trascendentes. En uno de sus luminosos artículos el escritor y periodista argentino Tomás Eloy Martínez, refiriéndose a los retos que podría confrontar Obama de ser electo en Noviembre apunta: “Si Obama gana, ¿tiene el equipo, los recursos, la imaginación para lograr revertir los desatinos de un pasado que por lo menos seis meses más seguirá siendo presente?”. Esa pregunta nos trae hacia nuestras latitudes, donde en más de 70 años no hemos podido materializar la máxima angustiosa de Uslar Pietri de “sembrar el petróleo”, tampoco hemos sido capaces de crear un sistema educativo que forme ciudadanos con iniciativa, espíritu critico, creatividad y pujanza. Personas con los conocimientos necesarios para apalancar el futuro. Para colmo de males, la inseguridad se ha enseñoreado del país produciendo su más trágico resultado: el progresivo aniquilamiento de los ciudadanos, ello a niveles demenciales. Nos hemos convertido en lo que somos, gracias a las cosas que no hemos hecho. Las conquistas que se instauraron en los comienzos de la llamada era democrática, fueron erosionándose al ritmo de la degeneración de los principales partidos.

Es del consenso general, que se requiere un esfuerzo mayúsculo para enderezar el rumbo de la nación como un todo, sin que existan algunas islas de excelencias dispersas rodeadas de regiones atrasadas e inermes. Se requiere de un plan, de un compendio de objetivos y estrategias que posibiliten esa construcción de lo necesario, también es obvio que al plan lo antecede un equipo de personas que dadas las imbricadas causas de los principales problemas, elaboren diagnósticos, esquemas de solución y todos esos pasos que solemos escuchar de los instructores de sistemas de gestión.

Uno de nuestros problemas como país descuadernado, es que prácticamente nadie en las organizaciones políticas, pareciera darle importancia a la conformación de un equipo interdisciplinario con esas características. Con contadas excepciones, no se medita sobre los problemas venezolanos, al menos no en la manera en la que los líderes políticos de los 30, 40 y 50 hacían y que dio como resultado, un país con visos de modernidad y que fuera además creadores de organizaciones como la OPEP, o en el orden interno, como el INCE.

En general, no se piensa el país desde los entes con capacidad real de decisión en los destinos nacionales y, mucho menos, se aplican políticas coherentes y de articulación sostenida en el tiempo. Se hace imperioso que se plantee a las organizaciones políticas, mediante todos los medios lícitos a mano esta requisitoria, que no es otra cosa que una de sus funciones como organismos, que buscan transformar a la sociedad en la que operan. Hay que derribar ese muro de bajísima sintonía, que existe entre las organizaciones conductoras en lo político y los ciudadanos. Es fundamental que se produzca, por conducto de un plan orquestado por ese equipo o equipos, esa amalgama que describía en el epígrafe, con la precisión de su prosa punzante Don Mariano, porque en la cohesión cultural y de principios y objetivos se nos va la vida como nación, es eso o seguir en el curso de paisito habanero, en el que de cuando en cuando se instalan el populismo y la demagogia, sin que haya nada entre los baches de esa historia. Es perentorio, para abandonar el laberinto en el que hemos estado sumidos por centurias, lograr una especie de alquimia sociológica. De no elaborarse un destino sobre la base en los pasos lógicos de diagnóstico amplio y atinado, planeación, implementación, control, ajustes y más controles y ajustes, todo ello por intermedio de una serie de equipos, jamás saldremos de este tortuoso camino que llevamos y que padecemos todos.

El reto está allí…

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: