El escáner de un aeropuerto de EEUU permite ver a través de la ropa

Foto ampliada
SAN FRANCISCO, EEUU (AFP) – Un escáner con capacidad de observar a través de la ropa comenzó a ser utilizado este viernes en un aeropuerto estadounidense, presagiando que esta tecnología se tornará rutina en la inspección de pasajeros.
La agencia de seguridad en el transporte estadounidense (TSA, por sus siglas en inglés) instaló la máquina de rayos “X” del tamaño de un gran armario en un puesto de control del aeropuerto internacional Phoenix Sky Harbor en Arizona (suroeste). La primera persona que fue escaneada fue un veterano de la guerra de Vietnam que viajaba con su esposa con motivo de celebrar el 40 aniversario de su boda.

«No tuvo inconveniente de ningún tipo con la máquina», dijo el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Nico Meléndez. Durante el proceso de búsqueda del aparato, siluetas grises aparecen en las pantallas de computadoras en un cuarto de seguridad a corta distancia, según Meléndez. Funcionarios varones de la TSA revisan las imágenes de los pasajeros hombres, mientras que agentes mujeres lo hacen con las del sexo femenino.

«No tenemos posibilidades de ver a nadie desnudo», aclaró Meléndez, al explicar: «es más como una silueta hecha con tiza. La cantidad de radiación de esta tecnología está diseñada para atravesar la ropa y rebotar en la piel». Las personas escaneadas tienen la opción de colocarse un trozo rectangular de plomo para tapar sus partes íntimas.

«Está diseñado para encontrar cualquier cosa que esté escondida sobre la persona», dijo Meléndez. Si los agentes consiguen algo inusual, avisan a otros colegas para que revisen al pasajero. La dosis de radiación de los rayos X de baja intensidad es equivalente a la cantidad a la que un pasajero de un avión se expone durante dos minutos de vuelo a altitud de crucero.

El sistema no puede almacenar o transmitir imágenes, que son borradas luego de ser observadas, indicó Meléndez. La prueba de tres meses de los escáneres es la primera que se realiza en los aeropuertos estadounidenses, y si culmina satisfactoriamente, la tecnología será aplicada en otros terminales aéreos de ciudades como Nueva York y Los Ángeles, según la TSA.

A %d blogueros les gusta esto: