El uso de datos en una empresa se ha convertido en algo casi tan necesario como lo es la máquina del café. Cada vez son más los profesionales que llevan a cabo un análisis completo y exhaustivo de los resultados de sus acciones, con el objetivo de mejorar sus estrategias de marketing e incrementar así sus beneficios.

Los resultados extraídos de la encuesta realizada en octubre de 2016 por la Alianza Global de Asociaciones de Marketing de Datos (GDMA), el Grupo Winterberry y MediaMath, nos confirman esta tendencia. Uno de los datos de este estudio que más destaca es que más de ocho de cada diez profesionales de marketing utilizan técnicas de gestión de datos para mantener sus bases de clientes, analizar los rendimientos de sus campañas y para segmentar sus resultados en función a los distintos tipos de público.

Pero las conclusiones obtenidas de este estudio no son un hecho aislado, sino que coinciden con otros informes realizados en los últimos meses. En todos ellos, podemos detectar una tendencia al alza en el gasto destinado al análisis de datos por parte de las principales empresas.

Una muestra de ello, es el estudio realizado también en el pasado mes de octubre por la Asociación de Data & Marketing (DMA) y el Grupo Winterberry. En él, se afirma que un 40% de los marketeros estadounidenses esperan un crecimiento trimestral del 40 % de su negocio gracias al empleo de data.

Todos estos resultados son un claro indicio de que la mayor parte de las empresas ya no saben trabajar sino disponen de unas buenas herramientas de gestión de sus datos. Por lo tanto, una vez que ya conocemos su importancia como herramienta, lo que hay que analizar ahora es cómo se están utilizando estos datos, si estamos consiguiendo extraer lo que realmente nos interesa y si realmente los empleamos para incrementar nuestros resultados.