El Mensaje

“Un hombre es el instrumento del deber:
así se es hombre.”

José Martí

Ya existe fecha para las presidenciales. Para nadie es un secreto que no basta para vencer a este Gobierno con llevar una política tradicional de evidenciar sus errores, falencias y múltiples engaños en todos los frentes. El arraigo emocional que tiene sobre algunos sectores de la población, aunado a que hay una porción, nada desdeñable del electorado que no tiene una inclinación cierta, hace que el escenario sea extremadamente complejo.

Sin duda alguna las fuerzas de oposición han dado muestras de unión, lo que ha significado un considerable empuje a sus pretensiones de desplazar electoralmente a esta administración, que ha venido modelando cual si fuera de plastilina las características del terreno donde piensa que puede dar batalla con éxito.

Para triunfar en octubre de 2012, la oposición y el abanderado que se ha de elegir en febrero próximo, tendrán que elaborar un mensaje que debe poseer varias virtudes: claro, coherente, idóneo, entendible, honesto, concreto y motivador tanto de esos mal llamados “ni ni”, como de las capas que siguen desprendiéndose del chavismo, profundamente decepcionadas por las inadecuadas y paralizantes “ejecutorias” del Gobierno.

No es cosa fácil edificar un mensaje de las múltiples dimensiones y alcances, requerirá además de este supremo esfuerzo de concreción y grandeza, el mostrar rostros de los posibles equipos de venezolanos capaces, honrados, proactivos, que puedan materializarlo a partir del triunfo al frente de la administración pública. Tarea nada sencilla en la que se nos va la diferencia crucial en esos venideros comicios.

El país tiene reservas morales, intelectuales y de todo género en acento positivo para enfrentar este reto. No basta con enfocarse en una campaña de corte tradicional, se requiere que, parafraseando a Bonaparte, las circunstancias excepcionales produzcan en todos nosotros, los que amamos la libertad, el progreso colectivo y la paz, las fuerzas y la voluntad necesarias para generar la situación que lleve a Venezuela al sendero que siempre hemos anhelado.

Hay un tiempo por delante. Dios nos bendiga e ilumine para usarlo bien.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: