El “Muro” de la “Intolerancia”

Cuando los comunistas del lado oriental comenzaron a ver que el lado occidental se desarrolla y progresa; por ende, las personas que quieren mejores oportunidades de vida, deciden ir allá. Comienza la construcción del “muro” el 13 de agosto de 1961, con la colocación de barricadas y alambres de púas, tres días más tarde. El propio muro alcanzó 155 kilómetros de longitud, con 302 torres de vigilancia, 14.000 soldados fronterizos, 860 minas. La orden impartida por el líder de la República Democrática Alemana, Walter Ulbricht, con la finalidad de evitar el libre tránsito, representó una de las violaciones más flagrantes a la dignidad humana: “el secuestro de seres humanos”, dentro de un espacio físico.

Pero, ¿ha sido ese el único muro? No, ¡hay otros!: Fidel Castro (1961), expulsó de la Isla a todo ser que tuviera relación con Batista, con ello, dividió familias, despojó propiedades, cerró empresas y acabó con la poca economía que tenía el país y luego, consolidado el comunismo, obligó a los nacionales la salida de la Isla, so pena de ser castigados por traición a la patria; el Comunismo Goulash en Hungría (1956), impuesto por la Unión Soviética, colocó a Janos Kádar en el poder: asesinatos de todo aquel, que no estuviera con el régimen; Pol Pot Camboya (1975), líder de los Khmer Rojos, implanta el comunismo a través de sus comunas comunistas, exterminando a los “intelectuales” y “enemigos burgueses”, resultando más de 1.500 personas asesinadas (malnutrición, trabajos forzados, enfermedades, ejecuciones, tráfico de niños); El Gran Salto Adelante de Mao (1958), plan económico basado en el desarrollo de la industria pesada, mueven a los campesinos a las fábricas de acero. Resultado: 30 millones de personas mueren por inanición; la Revolución Cultural (1966) en la búsqueda de implantar el régimen comunista, a la fuerza, los guardias rojos llegaron a crear sus propios tribunales y exterminar a toda la intelectualidad y arte burgués, ocurrieron asaltos en masa contra todo el que no pensara en función del comunismo….Esos también son “muros”, producto de la misma intolerancia, elemento que hizo inviable al “comunismo” como sistema político.

El ser humano es libre por naturaleza y esa libertad la defiende, como lo hicieron: los cubanos que salieron y salen de la Isla clandestinamente, arriesgando su vida hacia cualquier parte del mundo; o los 5.075 alemanes que lograron a atravesar el muro y huir del comunismo; de ellos 574 soldados fronterizos….

¿Por qué? ¿Si el sistema busca la igualdad entre los seres humanos, la gente busca escaparse, a riesgo de su vida?

La “libertad” es condición humana. Sólo el hecho de constreñir u obligar, exige inmediata liberación.
La historia nos cuenta, cómo el comunismo ha atentado contra la humanidad, siendo instrumento perverso de sometimiento por la fuerza, so pena de muerte: “o estás conmigo o estás contra mí”, “Patria, Socialismo o Muerte”, “Traidor a la Patria,” “La Patria soy yo”, ha sido la constante en este tipo de regímenes y, en su nombre: asesinan, secuestran, violan… para que los sobrevivientes, sometidos, ultrajados y vejados, sean iguales ¿Iguales ante quién? ¡Ante el grupo de gobernantes comunistas! Quienes, plenos de privilegios, ¡se dan la gran vida! Este es el “Muro” que hay que derrumbar, el de la “Intolerancia”.

Se debe conformar una sociedad plural donde se respeten las diferentes formas de pensar: “poliarquía” es el reto de estos tiempos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: