Como era de esperar se ha desplomado el mercado de los vehìculos usados. La monumental crisis económica y social que se vive en Venezuela se registra actualmente con la violenta volatilidad, depreciación y devaluación que están sufriendo los precios de los vehículos con cinco o más años de edad, en consecuencia a la excesiva oferta, la poca demanda, el bajo poder adquisitivo del comprador y las condiciones de los vehículos.

En general y con pocas excepciones, la mayoría de los carros con cinco o más años de antigüedad están cambiando de manos por precios muy inferiores a los que habrían alcanzado hace varios años, reportan diversos especialistas.

Un fenómeno singular se está manifestando en el segmento de camionetas utilitarias de lujo, donde los precios son casi irrisorios.  “En una época, una camioneta de lujo, incluso usada, podía costar tanto o más que un apartamento y seguramente podía cotizar tanto o más que su valor de agencia, pero ya no” señaló un empresario del negocio de compra-venta, quien precisó.  “Vehículos como los Jeep Grand Cherokee Limited que cotizaban sobre 50.000 dólares cuando eran nuevos, pueden valer menos de la mitad de eso en la actualidad”.  El especialista citó “una Grand Cherokee de tipo 4G de las primeras que se ensamblaron en 2011, con 90.000 kms, cambió de manos por 25 millones de bolívares (unos 12.000 dólares al cambio “negro”)” y esta publicación encontró evidencia de unidades Grand Cherokee de generación WK (hasta 2010), que se ofrecen en establecimientos especializados en compra-venta de carros usados en torno a los Bs.13.000.000 (menos de 8.000 dólares al cambio), con unos 150.000kms recorridos, pero en muy buen estado general. 

“Hace menos de tres años era impensable pensar que un vehículo perdería más de la mitad de su valor en el mercado de usados…por lo general la poca oferta de unidades nuevas hacía que el precio de las usadas fuera similar o incluso superior al de éstas”.

Las razones por las cuales el mercado muestra tan severa recesión son varias:

1.   “Las negociaciones son de contado o en divisa extranjera y siempre son carros que generan grandes costos de mantenimiento preventivo.

2. Elevados costos de reparación.

3. Altas primas de seguros

4. Poca disponibilidad de repuestos y servicios”.

5. Otra razón por la violenta depreciación de las camionetas de lujo con cinco o más años de edad es “la inseguridad… son vehículos muy propensos a recibir ataques del hampa y cuyos dueños corren el riesgo de sufrir secuestros express y demás manifestaciones delictivas”.

Vehículos de lujo con carrocería coupé o sedán también alcanzan “precios sorprendentemente bajos si la negociación es en dólares o de contado, en caso que sus dueños quieran irse del país”.

Las fuentes consultadas añaden que el poco poder adquisitivo de las personas “hace saturar la oferta, porque pocas personas tienen dinero para pagar de contado y no hay forma de financiarse, así que entran en juego alternativas de negociación como el trueque, el cambalache o la permuta”.

“Incluso aunque el carro se venda muy barato, cuesta salir de él, porque pocos tienen disponibilidad de dinero inmediata”, añade el dueño de un taller consultado.

Las condiciones en las que se venden los carros también son particulares.  “Aumenta la oferta de carros sin elementos fundamentales como cauchos o baterías por la poca disponibilidad de estos elementos en los expendios.  También aumentan la cantidad de carros que se encuentran en un taller desarmados y cuyos dueños decidieron rematarlos al descubrir que no pueden costear las reparaciones”, agregó la fuente.

Dentro de la norma hay excepciones.  “Vehículos de orientación popular como el Chevrolet Aveo, los Fiesta de generación “Power”, los Fiat Siena, los Toyota Corolla y los Chevrolet Corsa, si son de modelo reciente y tienen poco recorrido, cambian de manos muy rápidamente”, expuso la fuente, precisando que “un buen Aveo o Siena con dos o tres años de uso puede cotizar hasta Bs.8.000.000, lo cual es muy poco menos de lo que costaba nuevo en dólares, mientras un Corolla de modelo reciente también tiene muy buen valor, que en este caso incluso puede rondar los veinte millones”.

El factor “seguro” también incide en la distorsión del mercado de usados.  “Es muy difícil hoy sacar pólizas a todo riesgo.  La mayoría de las aseguradoras solo acepta tratos por pérdida total y los ajustes por inflación en los precios de los carros afectan el valor de la prima.   Un especialista del área dijo a este medio que “si el carro se asegura por su valor de mercado, su dueño no puede pagar la prima y no siempre está dispuesto a asegurarlo por menos de lo que vale, así que ante el riesgo de robo o siniestro prefiere vender”.

Con informaciòn de Flash del Motor